• Regístrate
Estás leyendo: Terriblemente orgullosa
Comparte esta noticia

Contra las cuerdas

Terriblemente orgullosa

Érika Montoya

Publicidad
Publicidad

Si hace 14 años alguien me hubiera dicho que estaría bien emocionada de ver cómo Érik Morales entraba al Salón de la Fama de Canastota, se hubiera ganado una sonora mentada de madre. Sin letras de más, ni de menos.

Ese hombre que ahora es inmortal —luego de 34 años de trabajo en el boxeo y 61 guerras— fue el que se encargó de darme mis primeros jabs directito a la nariz y una bienvenida al boxeo que jamás se me va a olvidar. ¿Por qué? Me picó el orgullo, a tal grado que heme aquí más de una década después, feliz de verlo con su anillo.

Aún recuerdo cuando en el aeropuerto de la CdMx una becaria que llegaba tarde para alcanzar al campeón, corrió para poder llevar la entrevista que le habían encargado. Jamás pensó en levantar la guardia, pues las siguientes preguntas caerían peor que un 1-2:

- “¿Alguna vez te han pegado?”... obvio que no, respondió la chamaca que apenas alcanzaba los 20 años.

- “¿En algún momento le has pegado a alguien?”... mucho menos.

- “Entonces, mamacita, no puedes entrevistarme, porque no tienes idea de lo que vas a escribir después” (NOOOOOOOCAUT).

¡Cuánta razón tenía! Ese día lloré, porque no pude rebatir nada... tenía toda la razón, no podía escribir de algo que no conocía.

Por eso me puse unos guantes y aprendí, a la mala... nadie me volvería a contar qué es recibir un golpe.

Hoy ese tijuanense ya tiene una semana de inmortal y a mí me da gusto no solo saber que el esfuerzo paga y esas décadas encerrado en un gimnasio fueron reconocidas, también saber que ahora la persona que despertó en mí la parte más testaruda y necia de mi vida es mi amigo. Aunque siempre niegue cómo nos conocimos.

Por cierto, para ti, amante del boxeo, una parada obligatoria -más allá de ir a las peleas a Las Vegas o Los Ángeles- tiene que ser Canastota... es como viajar a otra época.

erikamontoyag@gmail.com • twitter@LaKiks

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.