• Regístrate
Estás leyendo: No hay porqué alegrarse
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 03:38 Hoy

Contra las cuerdas

No hay porqué alegrarse

Érika Montoya

Publicidad
Publicidad

Este fin de semana perdimos a un campeón del mundo y no fue necesario siquiera que subiera al ring. Y por lo que se alcanzó a apreciar de este lado del mundo, pues peleó en Japón, ni cuenta se dio de lo que estaba en juego.

Entiendo que el proceso para bajar de peso sea algo complicado y que hay veces que el cuerpo no reacciona como uno lo esperaba. Pero que no abusen. ¿2.5 kilogramos en un chico de 23 años?

Este muchacho estaba obligado a ser impecable en esta contienda ante el peleador nipón. Pues sobre la línea, además del título y su invicto, estaba la necesidad de limpiar su nombre, después de que diera positivo, por lo que dijo, fue una mera contaminación de alimentos.

¿Se habrá dado cuenta de la súper oportunidad que dejó pasar? Falló en el peso, pero volvió a noquear al japonés y a final de cuentas de poco sirvió, pues al final las críticas estarán ahí para recordarle que falló con algo tan básico, pero importantísimo, como es la báscula.

Lo que se aprecia a distancia es que él ya tenía entre sus planes dejar el título, por el sacrificio que le representa bajar a los 53.5 kilogramos, pero ¿en verdad no pudo planear un mejor panorama en lugar de andar pegando esos sustos?

En un video post pelea asegura que está contento porque se preparó para eso (intuyo yo que hablaba de noquear a su rival), y que volverá a México en busca de conseguir otra oportunidad mundial, aunque yo creo que no será del todo tan fácil, pues primero tendrá que conseguir una salida al papelón que hizo del otro lado del mundo.

erikamontoyag@gmail.com
twitter@LaKiks

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.