• Regístrate
Estás leyendo: ¿Violentos o incultos, Filey?
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 13:36 Hoy

El desmenuzadero

¿Violentos o incultos, Filey?

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

En México aprendemos geografía a través de la tragedias”.

Tomé esta frase, primero para un tuit y luego para esta columna, del discurso del escritor Juan Villoro al recibir el premio a la excelencia de las letras “José Emilio Pacheco” en la Feria internacional del Libro de Yucatán, porque dice demasiado… para mí…

¿Los sucesos sangrientos marcan la historia, la cultura, la temporalidad del país?

Parece que sí. Tierra Blanca, San Fernando, Cocula, Zongolica, Tlatelolco, Acteal, La Ruana, Atenco, etcétera.

Actualmente la violencia es unos de los mayores activos comerciales para los medios de comunicación y hasta la cultura, no por amarillismo, sino porque es lo que la gente consume.

Desde libros, novelas y series de televisión, música, periodismo, discursos políticos y propuestas de candidatos.

El tema de la cultura mexicana, que si bien siempre ha tenido muy presente la violencia en sus anaqueles, no solo la del crimen organizado que viene arraigada desde el siglo XX, palpable en la idolatría al macho (valentía extrema mexicana), es efímera para entender el estado que guardamos como sociedad en la actualidad. La cultura es un reflejo, es el arraigo de la forma de vida y la evolución de una sociedad.

Un pésimo sistema educativo, una grave desatención en las políticas culturales, los problemas socioeconómicos como marginación y pobreza, fueron generando un entorno vulnerable para que primero, el individuo perdiera el sentido de los derechos humanos y el respeto, y luego, se insensibilizara, y al final, en la raíz cultural se inserta todo aquello a lo que la comunidad se acostumbra, y en este momento, México está acostumbrado a la violencia.

Villoro acertó profundamente, no sé si quiso decir eso, pero con ello me quedo, quizá porque coincide con lo que nos convoca a cientos de colegas y a un servidor en el encuentro de periodismo cultural, que analizará este entorno último con los efectos de la violencia.

Hoy todo lo que se produce en promoción, creación o difusión de la cultura, huele a violencia, ya sea porque ésta inspira directamente, o porque la paz, su principal antagónico, mueve a luchar por ese algo, que aún nadie sabe cómo, regresará la moral social. Yo digo identidad.

Creo como tantos, que la pelea está en revalorar la historia, sus vestigios, sus nuevas creaciones, algo más que idolatrías burdas, más allá de historias sangrientas, de contar la historia de México en base a tragedias.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.