• Regístrate
Estás leyendo: Si los ovnis también protegieran del crimen… o la incompetencia
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 12:16 Hoy

El desmenuzadero

Si los ovnis también protegieran del crimen… o la incompetencia

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

Han pasado seis años desde que la crisis de inseguridad azotó con fuerza Tamaulipas.

No más de uno ha bromeado con que ‘ojalá una base de ovnis protegiera al estado norteño de los narcos como lo hace de los huracanes’.

Y en la broma es la penitencia, porque las autoridades, llámelos como quiera: marinos, soldados, estatales, federales, municipales, ministeriales; ni juntos ni por separado; ni con la Estrategia o el Grupo de Descoordinación Tamaulipas, han podido.

Aún así, cada que tienen chance presumen números “hemos detenidos a tantos, los estamos neutralizando” y de repente, ¡sopas!, que balacera y ejecuciones en el sur; que la violencia en el norte; ahora, desde hace un mes, en la capital, Ciudad Victoria.

Está más que evidente que en el narco aplica la máxima de “muerto el rey viva el rey” y que estos cuates tienen una capacidad de regeneración muy parecida a la de los políticos, y que surgirá, tras una captura o muerte de un líder, y una ola de violencia, otro líder, o peor aún, otro grupo delictivo.

Como sea, aunado a esto, la autoridad definió como solución acabar con las policías municipales que estaban hasta las manitas en colusión con el crimen organizado, dejando a la policía estatal, con otro nombre, la que, ‘asegún’ estaba más limpia. Además utilizando las limitadas fuerzas federales para acabar con el narco, la seguridad pública y los conflictos políticos y sociales del país. Bien papa ¿no?

El resultado ahí está: la frontera está dividida en dos cárteles y un chingo de grupitos; el centro lleno de balaceras en cualquier casa o negocio; y todo el estado, pero principalmente el sur, robos, desde el trolelotero hasta el gobierno.

Se argumenta que por eso se sustituyó al titular de la comandancia de la Primera Zona Naval, el vicealmirante Rodolfo Cañedo Solares; ahora en manos de Francisco Pérez.

Sobre este tema un jefe policiaco atinó a decir “pos atrápenlos ustedes”. Realmente, voy a pecar sobre lo políticamente correcto: no está mal, la autoridad necesita ayuda porque son insuficientes e incompetentes, mientras se dan a poco, la vigilancia en las colonias que y capturas de delincuentes, y en algunos sitios rurales, los intentos de autodefensas.

Igual y también este jefe se va, pero cambiar jefes no es la solución, o así parece, que al menos los buenos no tienen ese poder de autoregeneración... o que se están cambiando las cabezas equivocadas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.