• Regístrate
Estás leyendo: Péguenle a gordo
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 03:21 Hoy

El desmenuzadero

Péguenle a gordo

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

Hace meses escribía sobre el principal enemigo de los candidatos PRI en estados como Tamaulipas o Veracruz, asentado en los gobiernos de ese partido, donde la crisis social podría repercutir directamente en los partidos de gobierno.

Los malos resultados, la crisis sociales, la violencia maldita; al final la mala imagen, percepción negativa de los gobernantes y su sistema, son una herencia ineludible, y cómo, no votos en contra en los próximo comicios donde cambia gobernador.

Eso lo entiende el equipo de Héctor Yunes y el PRI Nacional en el caso Veracruz, que mientras optaron qué hacer con el polémico Javier Duarte, y el grave problema social que vive el estado del golfo.

El gobernador se reunió con todos, incluyendo Gobernación y el PRI, y de repente la postura en torno a él cambió: todos lo odian; todos le exigen lo que no exigieron en seis años.

Héctor, el candidato de unidad, que si bien es cierto, no es del equipo del gobierno, tuvo el apoyo de todo el equipo fidelista, es decir, también de Duarte, incluyendo su postulado Pepe Yunes, quien seguramente será sucesor.

Y no hubo bronca en ese momento.

Pero ahora tras la reunión del gobernador veracruzano con el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, y luego, con el presidente de su partido, Don Beltrone, resultó que para todos, incluyendo el candidato Héctor, es un tipo, no corrupto, pero sí con un trabajo dudoso, y debe ser investigado.

Porque sabiendo que la imagen del Javier Duarte es muy negativa, al grado que en este momento es el estado más vulnerable del PRI (por ser además el más poblado) y riesgoso para una gran derrota priista, convirtieron al gordo en su mejor estrategia para seguir en el poder.

¿Qué mejor que la crítica desde a familia para la reconstrucción?

Hoy hasta Héctor, que llegó a un consenso sin problemas en su postulación, se deslinda de él.

Wow, ¿Broadway?

La estrategia del PRI, desde el CEN, y la de Héctor Yunes coinciden en “péguenle al gordo”.

Duarte es un tipo odiado a nivel nacional, y no dudemos en que sea un próximo chivo expiatorio, tan necesario para el sistema priista de altas magnitudes que les devuelvan la credibilidad necesaria para estar de vuelta.

Para el PRI de Veracruz -o del país- es tan fácil sacrificar a su gobernador para rescatar una elección; y ese es el sistema del sistema; sí, aunque suene curioso, somos tan inocentes.

Ahí, todos son una herramienta, servible e inservible.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.