• Regístrate
Estás leyendo: Patriotismo ramplón, pero patriotismo
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 11:11 Hoy

El desmenuzadero

Patriotismo ramplón, pero patriotismo

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

Entre tantas cosas que leí, escuché y conversé el viernes, me quedo con el patriotismo.

Desde el mensaje de Donald Trump exagerado de “we” hasta gran parte de las reacciones ciudadanas.

“No estoy de acuerdo con Trump, pero es un día importante para mi país” dice una asistente abiertamente antitrump en el Inauguration Day.

“Ojalá le vaya bien, porque así nos irá bien a todos” lo leí en un escritor tamaulipeco que goza de la nacionalidad estadunidense.

Incluso las manifestaciones, por ejemplo, la Marcha de las mujeres, exige a su nuevo presidente una postura más blanda en lo que emite comúnmente en palabras y actitud en temas tan sensibles como racismo o misoginia, y que seguramente deberá cambiar, si su posición hacia la política interior es fiel a su discurso, ese de la unidad.

Luego me quedo con mucho de los que pasó en nuestro país, donde realmente está la amenaza, no porque nos vaya a tirar una bomba, sino porque nuestro país no es autosuficiente y sí servil

Lo he escrito quizá un par de veces, Trump representa el estado puro de gran parte de los residentes en el país del norte, e incluyo a muchos latinos que se pronuncian como ‘gringos’ porque ya es ‘su casa’.

Crucifíquenme, pero es sabido que en gran parte de la margen fronteriza mexicana hay varios que desean que algún Presidente mexicano, al mejor estilo Santa Anna, entregue otro cachito territorial.

Ese es el hastío a un sistema donde lo menor hecho es proteger, y ahí el tema migratorio refleja el estado natural del mexicano, un inexistente sentido de pertenencia, y una dependencia en todos los ámbitos de las decisiones de los Estados Unidos.

Traspatio ¿recuerdan?

Por Dios, odiar a Trump por deportar mexicanos, por presionar a nuestro país o por amenazar a otros es bastante inocente; es como creer que la opresión con los anteriores presidentes estadunidenses no existió.

Cómo responde México al efecto Trump, a su blofeo, y que en lugar de reforzar de economía interna, dependerá de nuestro bulleador principal y luego, evidentemente al interior camina al clintelismo, ¿o no es ese el fin del gasolinazo, que perdure?

Trump podrá ser peligro, pero su gente presionará su catástrofe ¿y nosotros?

Aún con el arraigo cultural y la riqueza histórica, perdemos ante el patriotismo ramplón.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.