• Regístrate
Estás leyendo: Magdalena, la incansable
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 17:41 Hoy

El desmenuzadero

Magdalena, la incansable

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

Cuentan que Magdalena se levanta a las seis de la mañana. Desayuna, y cuentan, que a esa hora parte de su equipo, el más cercano, ya debe estar en contacto con ella, física o en tecnológicamente.

Magda Peraza está antes de las siete en alguna de las escuelas públicas para hacer presencia y contacto con los niños y sus padres. Ah, y sus maestros.

Luego sigue con otros chavos, y va ahora con un equipo joven, muy joven, porque la maestra, como le dicen, sabe que las nuevas generaciones son prioridad en cualquier partido político y cualquier proyecto político que quiera mantenerse.

Luego Magdalena se dirige a ‘X colonia y da un banderazo, y baila y grita y se ríe, y come garnachas, y saluda a todos.

Magdalena sigue durante todo el día: se reúne con políticos, toma café con empresarios, recibe al que propone, oye al que pide, va con más políticos, y por la tarde, vuelve a bailar y a comer garnachas.

En las noches va a eventos de la sociedad, agrupaciones culturales, gente chic, gente medio chic, y lo que se mueva, y así hasta casi de madrugada. Así ad nauseam.

¿Por qué la maestra no se cansa? Muchos de sus colaboradores, sobre todos los nuevos hacen el mismo comentario “¿Cómo es que aguanta tanto trabajo con su edad?” “Tiene demasiada pila para sus años… y hasta para los nuestros”

Difiero de su política pública, más showgirl, más mediadora, que servidora, porque no se olvide que Magdalena no culminó todos sus proyectos en la pasada administración, y otras se fueron cayendo.

Pero aún así ella ganó, y sus ‘compas’ de fórmula priísta no; ni sus diputados, ni su ‘goberts’.

La gente votó por la señora que baila, que se pone cascos y trajes, que dice chistes, que habla fuerte… y podrían hacerlo otra vez en dos años y eso lo sabe Magdalena, la incansable.

Sabe que puede durar más y que la gente quiere un liderazgo guapachoso, pero sobre todo, ella sabe que su partido no sabe nada y que tiene un enorme vacío de liderazgo y poder, que la maestra fue más fuerte y hábil que los priliebers y que incluso comió PAN para ganar.

Que hoy trae a varios comiendo de sus pies... hasta una diputada de asistente.

El PRI Tampico, el que alguna vez quitó la foto de Magda de su pared, el que está en la hamaca, está en sus manos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.