• Regístrate
Estás leyendo: Entre brayans y brittanys
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 06:57 Hoy

El desmenuzadero

Entre brayans y brittanys

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

Para empezar esto debo reconocer que pese a mi exquisito menú de defectos, siempre encuentro algo curioso en las personas. Hoy me dirían acosador, abusivo… ‘bulleador’.

Soy de las personas que creen que el tema del bullying adquirió una dimensión desproporcionada, en donde cualquier cosa es abuso y cualquier víctima es inocente solo por la necesidad de criticar, de escribir, de compartir en busca de likes, algo tan desproporcional para una sociedad que celebra a lo bruto un día de los inocentes, que ríe sobre decibeles con los ‘stand up’, o la ácida crítica periodística de un payaso que se vuelve líder de opinión.

No está de más recordar la muerte de un chico en un cbtis de Ciudad Victoria, que según nuestra moral, no murió en un irresponsable juego de chicos (él era el protagonista), sino de un abuso de cuatro jóvenes que fueron señalados hasta el hartazgo.

Pero insisto, de ‘bulleador’ a sociedad moralina, la mayoría no percibe en la sociedad en la que vive, ni la época en la que pernocta su realidad.

Un titular de registro civil recomendó no poner a niños nombres ‘raros’ susceptibles al bullying, entendiendo que los nombres no tienen reglas, ¿a qué se refieren con nombres raros?

Sí, es gracioso, lo voy a aceptar; leí de un Bryan herido mientras se bañaba en un río confundido con un delincuente, ¿quién no podría reír con ello?, pero esta crueldad efímera es una tendencia y eso tiene un trato diferente.

Bueno, si nadie se ha dado cuenta las redes sociales presentan un mundo diferente, desde quienes demuestran una vida ajena, con filtros y distante de su realidad, hasta los estereotipos, sobre todo negativos, como es el caso del ‘trend’ de los nombres raros. Por dato a los millennial, en mi época José María era motivo de ‘bullying‘, porque el final, la sociedad es cruel y las redes sociales solo son un reflejo, uno que es mucho más directo y viral.

Varios medios locales del país han documentado suicidios y problemas por los casos de bullying a estos nombres ‘raros’, algo que tomar en cuenta, pero en redes sociales, cada día salen más sitios y personajes sociales que hacen éxito de sus sitios haciendo burla de algo… o de alguien, entonces ¿de quién es la culpa?

Regresaron a clases, habrá más tendencias, después de los byarans, algo de qué reír, y más culpas, y más tragedias si nadie atienden casos que son personales, únicos.

Todos criticamos, todos reímos, al final ¿qué importa de verdad?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.