• Regístrate
Estás leyendo: El día de Pepe “El Toro” Meade
Comparte esta noticia

El desmenuzadero

El día de Pepe “El Toro” Meade

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

Pepe “El Toro” Meade pasó el lunes por el milimétrico y antiguo ritual del PRI Destape, para elevar a su candidato a la Presidencia a la luna:

Antes, semanas atrás, le habían brechado los estatutos del PRI para admitir un externo (ay, no, qué oso que sea priista).

Unos días antes, los otros suspirantes don Osorio Chong Chingüengüenchón y V el amigo de Trump, Videgaray, le aventaron piropos, y con ello se bajaron de la contienda y alinearon.

Y este lunes sonrió como les gusta, frente al reflector oficial, con chingos de aplausos sinceros y “gracias muchas gracias”; luego, discursos ante dinosaurios.

Así fue ungido como el aspirante heredero de nuestro Gelboy, como marcan los cánones históricos de cómo funciona la política en México, la tradición casi centenaria que no pierde vigencia.

José Antonio llega con la venia del señor (Presidente), aunque estaba anunciado desde hace un año. Un externo, si que es tenía antecedente panista, mucho que mejor.

No era difícil hacer esta ecuación, el PAN con su pitufirrebelión se partió en tantos trozos que difícilmente terminará el baile tarde, ni con el triste Frente disputado por “El Chico Maravilla” Anaya y “Megamente”

Mancera. Y desde el mismo lunes a través de varios flancos se empezó a lanzar la idea (errónea, si me permiten, y si no también) que el enfrentamiento electoral será de dos: Pepe “El Toro” Meade vs. AMLOve is in the Air, una que será cantada en el subconsciente electoral por días, hasta el cansancio, como hit en la radio, aprovechando el desmadre PAN-PRD, y tratando de evadir las posibilidades de los independientes, de un tercero que capte la atención.

Y eso que ahí viene Margarita Zavala... (de

Calderón, susurro) quien podría alcanzar las 866 mil 593 firmas de apoyo ciudadano

mínimas que necesita para la candidatura independiente, antes del 19 de febrero, plazo extendido del INE.

Eso intenta evitar el PRI con la idea de que la contienda electoral es de dos, que es la oportunidad ajena al partido “ódiame

más”, sino al individuo que no milita con “naiden”, que es un “don chingón”, “pónganme dónde sea”, que es amigo de empresarios, que lo quieren en el PAN.

Si no, ahí está el senador Javier Lozano, que retuiteó todo aspecto positivo del día Meade; o el senador Ernesto Cordero, y su “los panistas no estamos obligados a votar por el Frente”.

“Toriiiito...”

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.