• Regístrate
Estás leyendo: Con Nestora entre los dientes
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 12:59 Hoy

El desmenuzadero

Con Nestora entre los dientes

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

La postulación de Nestora Salgado a una candidatura es un arma de doble filo, pero que sin embargo será la prueba de fuego de las simpatías que ponen a López Obrador como puntero.

Hace meses mientras platicaba con mi padre sobre qué podía acabar con las aspiraciones de AMLO, respondí que una multialianza electoral o la aplicación del sistema político y gubernamental en contra, y para esto último se requería de que apareciera el peor enemigo del Peje: él mismo.

En las dos campañas pasadas, parte de la debacle fue su postura extrema, casi inflexible, que fue aprovechada por sus adversarios para las campañas del miedo.

Para este tercera postulación vino un AMLO mejor asesorado, aderezado con un mensaje de tolerancia inclusivo de flexibilidad (los acercamientos con empresarios, NAIM, hasta el perdón a Peña) pero aún con decisiones que muestran que su posición sigue siendo tajante y temeraria, y ahí se apuntan las decisiones de algunas postulaciones de Morena en los estados, pero principalmente las de Nestora Delgado y Napoléon Gómez Urrutia, ambos bajo lupa de la ley.

Otra pregunta que me hiciera mi editor en jefe: ¿acaso AMLO y su gente no midieron las consecuencias de postular a un personaje tan polarizado?

Claro que sí.

El mensaje con Nestora es tan directo como la polémica de la amnistía, una en la que no ha ahondado, en la que no ha profundizado cuál será su alcance, sus límites, un error, porque son temas utilizables y manipulables. Su imagen no podía ser limpia por surgir desde las autodefensas, que de origen, pese a ser toleradas, nacieron en la ilegalidad y la violencia.

Puede terminar por ser la herramienta de los adversarios a 35 días de los comicios, una que irá cortando los tejidos de la moral y la conciencia mexicana que amalgamaron con la cruzada por el voto de castigo, la principal fortaleza morenística, en la que, pese a los señalamientos en contra, se sustenta en la falta de credibilidad del poder, las instituciones, e incluso los candidatos adversarios.

Esta será posiblemente la prueba de fuego contra la cruzada “antipoder” y que definiría con mucha antelación la preferencia final; es decir, si no es esto, ¿qué más?

Porque es controversial, es secuestro vaya, pero la candidatura reabrió el caso, y la presión (política) podría hacer que se resuelva rápido, lo cual también es terrible porque no se define por justicia, sino por elecciones.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.