• Regístrate
Estás leyendo: Ayúdame, ¿un adjetivo para el PRD Tamaulipas?
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 00:52 Hoy

El desmenuzadero

Ayúdame, ¿un adjetivo para el PRD Tamaulipas?

Erik Vargas

Publicidad
Publicidad

Dicen que la política es el arte de comer mierda sin hacer muecas. No sé qué tan certera sea esta máxima, ni siquiera si llega a serlo, pero muchos, al menos, ya no hacemos muecas al olor, aunque aún así, hay situaciones que nos provocan una tripofobia.

Entendiendo esto, como ya escribí, en política todo se vale.

En la zona costera del Golfo de México, la elección ha visto y leído cosas que ponen en jaque la democracia, porque la pelea se basa en demostrar quien hace menos muecas en el comedero de excremento, lo que ya es hasta cierto modo un pleonasmo, una obviedad.

No está de más; el vecino estado de Nuevo León, en kilómetros avanzado en el tema de democracia, demostró que el hartazgo puede definir una elección, y después de la alternancia, incluso si la última opción es un oasis, como la elección de un político vestido de candidato ciudadano independiente.

No impresiona que el PRI haya tomado estrategias absurdas en la difusión, que le salen contraproducentes, pero el PRD abusó.

Sabemos que desde la deserción de Andrés Manuel López Obrador cuando Los chuchos vendieron su alma, especialistas anunciaron el principio del fin partido del llamado sol azteca.

Así empezó una debacle anunciada, que se ha ido consumando con el paso de los meses, y del que se han valido de estrategias contraidealistas para su supervivencia.

Guadalupe Acosta Naranjo se aventó contra su partido. ‘Paleros’ les dijo. Se quedó corto, porque en el caso de Tamaulipas, con el respeto al oficio más viejo del mundo, es prostitución.

Jorge Valdez se ha convertido en el ‘sicario’ un perfecto hombre de choque en la lucha contra el candidato del PAN, Cabeza de Vaca.

No se asume como un candidato, sino un hombre dedicado a ensuciarse por el priista, y eso termina por sumir al PRD aun más en un estado donde gracias a las escobas, pasó a tercera fuerza política, una de las rémoras del sistema.

Acosta Naranjo vino por una línea nacional a sumarse al bloque anti-PRI; ya Basave se deslindó antes de las acusaciones locales en el tema de las ‘presiones narco’, y lanzó una daga a su partido: perdió la esencia de su origen, que es ser oposición.

Pues sí, y desconozco el destino del partido a nivel nacional, porque ya es una marca política, y eso los mantiene con vida, con activos que los ponen al borde de su resurrección.

Pero en Tamaulipas, no sé cómo escribirlo, l, un adjetivo muy difícil.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.