• Regístrate
Estás leyendo: Vale la pena insistir
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 05:51 Hoy

Igitur

Vale la pena insistir

Erandi Cerbón Gómez

Publicidad
Publicidad

Cada línea dice lo que dice, como una forma de invocar lo que no dice, y así da un salto hacia lo inverso y puede hallar el absoluto.
Juan Gelman

Hay etapas en las que todo parece necesario y otras en las que nada es indispensable. No, la experiencia trágica nunca será necesaria para perdurar en el tiempo; pero aceptar sí, o sea dejarse de “urgencias y puñetas” viene siendo indispensable al pretender un modesto destino. La mecánica cuántica quizás explicará algún día por qué tantas facetas adquieren una misma astucia; sin embargo, no existen atajos con qué ir desde lo que puede ser hasta lo que quisiéramos que fuera. Comprender implica vislumbrar algo más que una parcialidad ínfima, sin optar por ocultarse detrás del sofisticado velo de las apariencias, aunque al incipiente ego le sea complicado aceptarlo y poco tengamos por mostrar.

No porque Artaud escribe “nadie ha pintado, esculpido, construido, inventado, sino solo para salir del infierno”, dictamina una regla. No porque Hölderlin escribe “tiene que retirarse a tiempo aquel por quien habló el espíritu”, sugiere el suicidio. No porque Wilde escribe: “todas las cosas, para que sean verdaderas, deben convertirse en religión”, creía en Dios. Algunas cuestiones ni con el abuso literario, sacralizando autores o interpretando personajes, tendrán mayor nitidez, cierto; pero ¿quién niega la importancia de leer con cuidado o la de escuchar y observar detenidamente el entorno? Así, en lugar de parir el hastío fecundamos una nueva sensibilidad.

Uno acaba dándose cuenta de que aún tiene mucho por descubrir en materia intelectiva y matizar resulta fundamental; sin matices la inteligencia queda obsoleta y lo nuestro jamás habrá de ser la ineptitud. Por supuesto que la exigencia del pensamiento impone confrontarse con problemáticas, encarar situaciones incómodas o asuntos que empujan a salir de una zona de confort. Compartir dudas y rectificaciones significa inevitablemente polemizar. Ni Charles Lamb, cuando anuncia tan ecuánime que el mundo entero murmura sus temores alrededor, logra mantenerse sin ningún miedo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.