• Regístrate
Estás leyendo: Lenguaje común
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 13:55 Hoy

Igitur

Lenguaje común

Erandi Cerbón Gómez

Publicidad
Publicidad

-Que haga una locura. Y esto no fue posible. -Que entre él y otro hombre semejante a él, se interponga una muchedumbre de hombres como él. Y esto no fue posible. -Que le comparen consigo mismo. Y esto no fue posible. -Que le llamen, en fin, por su nombre. Y esto no fue posible.
César Vallejo

¿De qué nos valemos para resistir en nuestras coordenadas? En medio de tanta fluctuación dejar de lado resabios de malos hábitos significa exponerse a un nuevo tipo de costumbres y otras experiencias donde ni el individuo más creyente consigue la pureza perfecta. El estado y la humanidad son los únicos culpables en la historia de las ideas: al fin y al cabo la civilización. Pendemos cada vez con mayor fuerza de referentes ineludibles que han gobernado continentes durante los últimos siglos. La obra de Antonin Artaud siempre la he considerado una variación de temas ético-políticos, un digno ejemplo de buen revolucionario cultural que reunió devotos del arte.

Sin embargo, por algún motivo pasó casi desapercibida mediáticamente una de las exposiciones más importantes que podríamos visitar en Ciudad de México y en el Museo Tamayo: Artaud 1936, que rompiendo con el orden lineal de la historia entabla un diálogo atemporal. Fueron reúnidos y desmantelados, además de objetos prehispánicos y piezas del propio Artaud, otros de Bruno Botella, Raymonde Carasco, Rometti Costales, Abraham Cruzvillegas, Germán Cueto, Nicolas Echeverría, Lucio Fontana, María Izquierdo, Luis Ortiz Monasterio, Clemente Orozco, Nancy Spero, Luis Alberto Spinetta y Javier Téllez.

Este proyecto de investigación fue una experiencia donde la creación artística de hace ochenta años perdura hasta la fecha como un legado para el continente americano. Curada por Manuel Cirauqui en pos de celebrar la vivencia de un “México imposible”, el sueño mexicano de Artaud logra el quiebre con una cronología para dar continuidad más bien creativa, fusionando gestos, impulsos y huellas de los artistas que participaron; dibujos y documentos íntimos de antaño se incorporaron a novedosas obras de arte moderno y contemporáneo.

Diversas aproximaciones convergen en lo poético y anárquico del viaje que hizo por nuestro país. Artaud ha obtenido un reconocimiento incuestionable y hoy en día es rememorado con exhibiciones constituidas por quienes admiró y quienes lo admiran. Hay mucha cultura en México aún, pero tenemos una relación con ella que puede ser muy tirante; debemos reconciliarnos con la idea de que siempre hay que irla a buscar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.