• Regístrate
Estás leyendo: Es posible adelantar el futuro
Comparte esta noticia

Es posible adelantar el futuro

Publicidad
Más opiniones
Publicidad

Así las cosas, mi falta de predisposición para reconocer que soy yo quien está ahora aquí ante ustedes, o exactamente lo contrario, tiene menos que ver con mi modestia o solipsismo que con mi respeto por el futuro inmediato, por esas partículas que flotan libres, posándose sobre la superficie... inaccesibles para el trapo húmedo ansioso por eliminarlas.
Joseph Brodsky

Perderíamos la cuenta de cuántas batallas contra la modernidad no podemos ganar. Al inicio la innovación tecnológica sugería facilitar nuestra vida, pero hoy se ha apoderado de ella. Somos un producto de la globalización que conduce desenfrenadamente a colapsar la economía, puesto que cada vez se incrementan las necesidades sin que lo hagan en la misma proporción las posibilidades de sustentarlas financieramente.

Visité Amazon Go, una tienda recién inaugurada que es hoy el culmen del comercio electrónico. Instalada casi en el centro de Seattle, sobre la Séptima Avenida, podría parecer a simple vista un supermercado más (agradable, ordenado, aunque limitado en sus productos), pero no. La diferencia radica en que utiliza la menor cantidad de empleados posibles, sustituyéndolos por códigos, sistemas de cámaras y sensores. “El chiste” es ya no rendirle cuentas a ninguna persona; fuera de ello, la catalogo como una tienda de autoservicio “normal”.

Lo único que necesitas para vivir esta experiencia es contar con una cuenta de Amazon y la app en el teléfono móvil. El sistema está gestionado centralmente, o sea que tiene la capacidad de registrar cada elemento que el usuario elige sin tener que pasar por cajas registradoras antes de salir. Al ritmo actual de crecimiento, cualquiera que visite estos lugares, que necesite de sitios tan específicos para obtener algo corriente, acabará esclavizado o, en el mejor de los casos, sintiendo soledad, un aspecto definitorio de ser un verdadero individuo; según Kierkegaard, hay que luchar contra la multitud solitariamente.

Está en un apuro el conocimiento verdadero, perdido entre la masa insaciable de tantos estímulos; por naturaleza debería bastar la inteligencia para distinguir lo urgente. Ninguna gracia le encuentro a perder contacto con la gente cambiándola por máquinas. Más que un éxito, la innovación tecnológica como agente de cambio, al grado de no requerirnos, me parece siniestra. ¿Acierto o desacierto? El tiempo lo dirá.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.