• Regístrate
Estás leyendo: Cuerpo móvil, continuidad naciente
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 22:21 Hoy

Igitur

Cuerpo móvil, continuidad naciente

Erandi Cerbón Gómez

Publicidad
Publicidad

Busca la eternidad, vive en la alta contemplación de su figura”, aconseja el poeta José Hierro; o sea, ¿serenidad de uno para con la muerte? Sí, en caso de pretender una respuesta poética. Por más que apreciemos cientos de cosas, no podemos referirnos a ellas como ajenas del mundo con el que a diario forcejeamos, porque todo se vuelve presente en esta tarea nuestra que es vivir. Quizás haya aires solemnes o de simpleza que nos aburran, pero mientras su ritmo sea acompasado, si la fuerza del espíritu y del alma están en sincronía, nada sonará como el rara réquiem que compuso en 1969 Sylvano Bussotti, donde el sentido dramático está implícito.

Alguien tiene que pensar la vida, medir lo hondo además de lo estrecho, y dar pie a la creación. En calidad de humanos conocemos el mundo de las relaciones. Sin embargo, apenas comenzamos hoy una nos enfrentamos a una resistencia desconocida, a una oposición difícil de describir, capaz de presentarse en dos formas: personal, “como la respetable de un profesor de literatura que, acostumbrado a mirar desde distancias incontrolables, se equivoca desastrosamente con respecto a la época contemporánea”; o genérica, omnipresente, “como la transformación del juicio crítico mediante el juicio comercial, desde que Dios, con su bondad difícilmente comprensible para nosotros, concedió la lengua humana incluso a los creadores de películas habladas”.

¿Cuánto hacemos por convicción o sostenemos por conveniencia? El precio a pagar por determinadas pasiones vale un suplicio indecible, de ahí devienen ideales lejanos y quiméricos. “Valor”: la importancia intrínseca que damos a un acto y a una persona, socavados por una cadena interrumpida de sus placeres derivados.

“Juzgo que todo está bien”, dice Edipo, y tal frase resulta sagrada. El personaje de Sófocles, al igual que el Kirilov de Dostoyevski, son sabios absurdos que coinciden con los héroes modernos. La galería de personajes que intervienen en la trama del siglo XXI, son sus nutrientes, acaso vasos comunicantes entre aceptar la posibilidad y aceptar los hechos tal como son.

En la epifanía de lo inmediato acaba dictaminándose lo duradero, así enseñan ciertos artistas contemporáneos que facilitan de esplendor cromático la industria: Platon Antoinou (fotógrafo), Paula Scher, Christoph Niemann, Isle Crawford (diseñadores gráficos) y Bjarke Ingels (arquitecto). Venerar y nunca despotricar contra las cosas que uno no consigue elaborar mientras otros las logran, más allá del dolor y del placer, sustrayendo el símbolo de la idea. A favor de esta inteligencia hay que actuar con el ejemplo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.