• Regístrate
Estás leyendo: Una lección histórica para los medios(y sus dueños) antes de las elecciones
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 16:49 Hoy

Verdad amarga

Una lección histórica para los medios(y sus dueños) antes de las elecciones

Enrique Sada Sandoval

Publicidad
Publicidad

Pocos en México recordarán el caso de la revista Bohemia en Cuba, fundada en 1909, y muy en particular a su dueño y director general, Miguel Ángel Quevedo: periodista de cepa e influyente en todos los cambios políticos antes del triunfo de la revolución cubana.  


Bajo el régimen de Batista, Bohemia y su director apoyaron abiertamente la insurrección  castrista y publicaron el Manifiesto de la Sierra Maestra.


Contra lo que había prometido, tan pronto asumió el poder, Fidel Castro clausuró y expropió periódicos, televisoras, emisoras y teatros; y Bohemia padeció la misma suerte.  


Exiliado en Miami, tras haber intentado suicidarse en 1965, Quevedo lo logró en 1969 no sin antes dejar una sentida carta de despedida como Testamento político y Mea culpa a la vez:  


“Sé que después de muerto…querrán presentarme como “el único culpable” de la desgracia de Cuba. Y no niego mis errores ni mi culpabilidad; lo que sí niego es que fuera “el único culpable”. Culpables fuimos todos…No importa quién fuera el presidente. Ni las cosas buenas que estuviese realizando a favor de Cuba. Había que atacarlos, y había que destruirlos.  


El pueblo también fue culpable…Fidel no es más que el resultado del estallido de la demagogia y de la insensatez. Todos contribuimos a crearlo. Y todos, por resentidos, por demagogos, por estúpidos o por malvados, somos culpables de que llegara al poder…


Bohemia no era más que un eco de la calle. Aquella calle contaminada por el odio que aplaudió a Bohemia cuando inventó “los veinte mil muertos”.  


Fueron culpables los millonarios que llenaron de dinero a Fidel para que derribara al régimen. Los miles de traidores que se vendieron al barbudo criminal…”  


 Al igual que Quevedo y la revista Bohemia, hoy algunos medios por interés público y cínico como Televisa y Tv Azteca; otros por complicidad criminal como La Jornada o Proceso y algunos más por corrupción interna o miedo al arribo populista, como El Reforma, pasan por alto esta lección histórica y hacen campaña al eterno candidato pensando que con ello evitarán represalias y lograrán sobrevivir un eventual ascenso de la demagogia olvidando su vocación periodística, su responsabilidad como informadores de la verdad y el hecho de que los tiranos no suelen tener lealtades, ni respeto ni memoria a la hora de hacerse del poder. 



enrique.sada@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.