• Regístrate
Estás leyendo: Peor que Venezuela
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 15:52 Hoy

Peor que Venezuela

Publicidad
Publicidad

Como quien vuelve a lo peor del siglo pasado, con escenas que nos recuerdan la crisis de la Alemania de la posguerra en los años veinte, Venezuela cayó en hiperinflación.

Con un salario mínimo de 6 dólares e incremento mensual del 50% de los precios de todos los bienes, su economía ha caído a tal grado que entre enero y noviembre el indicador llegó a 825,7%, situándose como el más alto del mundo, y con tendencia a alcanzar 4,700% para el 2022.

Los precios cambian semana a semana y los aumentos decretados por el Gobierno no bastan para cubrir las necesidades de una familia que en septiembre casi alcanzó los cuatro millones de bolívares, perdiendo el salario mínimo nada menos que el 80% de su poder adquisitivo en lo que va de la era chavista.

Sin embargo, anclados en la superchería política del marxismo cultural más rancio, aún hay quienes en México se atreven a decir que estamos “peor que Venezuela”, y lo sostienen: sin ser capaces de distinguir entre la tabla del 6 y la tabla periódica de los elementos químicos.

Que un gobierno o régimen del color que sea llegue al extremo de tener que cerrar sus fronteras—con Curazao y Colombia—como lo hizo Maduro, para evitar la migración masiva por hambre en las provincias colindantes; que llegue a decretar un aumento del 40% al salario mínimo que, además de insuficiente por la hiperinflación que generó, equivale a querer apagar un incendio echándole más leña al fuego; o que imponga toques de queda ante el desabasto de artículos de primera necesidad ( papel higiénico, jabón, pañales), no solo nos habla de que aquel país está a punto de colapsar sino que cualquier otro lugar del mundo parecerá un edén comparado con el mismo.

De modo que a quienes desde su Smartphone o su computadora Mac, cómodamente instalados en un Starbucks, ya sea en Tangancícuaro o Monterrey, siga diciendo o publicando que “México está peor que Venezuela”—cuando lo más cercano posible a esa realidad sería Sudán, Irán, Cuba o Corea del Norte—habría que invitarles simplemente que tomen un avión o comprarles su boleto para que puedan gozar la experiencia de vivir el socialismo como venezolanos, y padecer en carne viva las carencias de quienes desde Venezuela llegan a México huyendo del paraíso bolivariano-chavista y sus bondades invisibles.


enrique.sada@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.