• Regístrate
Estás leyendo: Ni perdón ni olvido: a seis años de ABC
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 10:11 Hoy

Verdad amarga

Ni perdón ni olvido: a seis años de ABC

Enrique Sada Sandoval

Publicidad
Publicidad

Entre luminarias y edificios como mudos testigos de la Historia del país, la noche del 5 de junio hubo marcha en el Paseo de la Reforma con motivo del sexto aniversario de la tragedia que conmovió a muchos en México y en el Mundo: el incendio suscitado en la tristemente célebre Guardería ABC, ubicada en la ciudad de Hermosillo, Sonora; mancha negra—una de tantas—que ensombreció a la administración federal durante el sexenio anterior por el dolo, la corrupción y el evidente encubrimiento, con un saldo de 49 niños muertos, entre las llamas y el humo del inmueble, y 70 infantes con quemaduras de gravedad.

Transcurrió la tarde y desfilaron los manifestantes entre varios monumentos que empezaron a lucir su belleza como pocas veces, mientras la noche avanzaba, gracias al artificio de una serie de luminarias de colores, implementadas como recordatorio del Instituto Nacional Electoral para promover el voto como “valor cívico”, con miras a las elecciones intermedias del domingo 7 de junio.

La larga marcha encabezada por los padres de las víctimas, sus familiares y varios miembros y simpatizantes de Organizaciones No Gubernamentales se abrió paso con miras de cruzar el Centro Histórico hasta llegar al Zócalo, coordinándose con la otra marcha organizada en la ciudad donde aconteció la tragedia misma a las seis de la tarde, desde el Hospital ABC hasta llegar a la Plaza Emiliano Zubeldía.

Con el luto estampado en las caras de los manifestantes y los fotógrafos que cubrieron el evento en ambos casos, las pancartas y las lonas honraban los nombres y los rostros de quienes como niños no tuvieron la oportunidad de vivir en plenitud—como sí lo hicieron los responsables de sus muertes—mientras la indignación y el llanto entremezclados nos recordaron que la impunidad sigue siendo un estado de cosas tan natural como la ineptitud de quienes desde los tres niveles de la Administración Pública le siguen apostando al silencio tanto como al olvido.

Y ante lo anterior resulta inevitable no cuestionarse como es posible que la dirigencia del partido en el poder, como gobierno federal, no usa esta bandera para curarse en salud y acaparar votantes, aprovechando la vinculación de los responsables como miembros de la oposición política—salvo por el ex gobernador Eduardo Bours—como es el caso de Marcia Gómez del Campo Tonella, prima de Margarita Zavala, y Juan Molinar Horcasitas: al menos se haría Justicia, aunque este no fuera su propósito, castigando tanto a culpables como a responsables, en vísperas de renovar alcaldías y diputaciones.



enrique.sada@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.