• Regístrate
Estás leyendo: La mafia en el poder: el caso de Néstora Salgado
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 23:52 Hoy

Verdad amarga

La mafia en el poder: el caso de Néstora Salgado

Enrique Sada Sandoval

Publicidad
Publicidad

Cuando López Obrador dijo que le daría amnistía a los criminales, algunos pensaron que se trataba solamente de una estrategia de campaña y no lo tomaron en serio.

Sin embargo, la realidad es que desde que se reunió con el Consejo Político de su partido, no solo ha empezado a brindarles amnistía sino fuero, como es el caso de Napoleón Gómez Urrutia y Néstora Salgado.

El caso de Néstora, sobre el que fue increpado públicamente—guardando silencio vergonzante—volvió a surgir tras el segundo debate, pues fue él mismo quien la impuso como senadora plurinominal por Morena, no obstante ser identificada por víctimas y familiares como quien hacía la negociación de los menores de edad a quienes secuestraba, torturaba y recluía en las peores circunstancias imaginables, según consta en más de 40 averiguaciones previas

Por si fuera poco, cuarenta y dos acusaciones adicionales de secuestro se fueron integrando en su contra; y aunque legalmente estaba perdida, políticamente las cosas cambiarían a su favor.

Al igual que con la secuestradora Florence Cassez, Néstora logró salir del reclusorio por presión de los diputados del PRD, que ahora conforman Morena, alegando que era ciudadana norteamericana porque se había casado con un estadounidense y que “se habían violado sus derechos”.

Aún y cuando Salgado y sus cómplices sembraron el terror en las zonas marginadas de Guerrero, evadiendo a la justicia, con la senaduría podría no pagar nunca por sus crímenes, pese a que el artículo 32 de la Constitución prohíbe que quienes ostentan doble nacionalidad—como es su caso y el de Gómez Urrutia—puedan ser legisladores.

Contrario a lo que afirmó en entrevista con Aristegui, no la absolvieron nunca: su caso sigue vigente (hay tres procesos abiertos en su contra por secuestro y homicidio calificado) pese a que la última vez que se le giró se presentara a declarar en la apelación interpuesta por las autoridades el 24 de abril del 2018, fue imposible notificarla porque radica en Oregon.

Y en el caso del eterno suspirante (quien es a fin de cuentas quien la impone) lo que alarma más allá de su fariseísmo es que evidentemente busca rodearse de los peores criminales, tal como lo hizo Hugo Chávez al formar sus Brigadas bolivarianas, para aterrorizar a quienes no se le sometan en caso de llegar a alcanzar la presidencia. 


enrique.sada@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.