• Regístrate
Estás leyendo: La ciudad “cosmopolita” de Mancera
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 02:47 Hoy

Verdad amarga

La ciudad “cosmopolita” de Mancera

Enrique Sada Sandoval

Publicidad
Publicidad

Se entiende y se define como Demagogia el ardid o la estrategia política que, desde el doble discurso y con las más negras intenciones, apela a la emoción del público y el sentimentalismo barato de los electores con tal de conseguir su aprobación y su voto a como dé lugar.

Por lo anterior se entiende que quien acude a la demagogia en aras de promoverse a sí mismo, tanto como a determinado programa político, lo hará desde un vacío lleno de palabras y gestos; esto es, a través de la propaganda para lograr su cometido, que no es otro sino el poder a través del engaño en las urnas.

Muchos observadores y analistas políticos suelen referirse a la demagogia como una degradación de la democracia, tal como la identificó Aristóteles, y vinculada directamente con el autoritarismo si consideramos que, ante la incapacidad y falta de voluntad para atender los problemas que en verdad aquejan a las mayorías, los populistas suelen apelar a consentir a ciertas minorías públicamente, escatimando la atención general a quienes por simple representación mayoritaria la merecen.

Con más de 3 años al frente del Gobierno de la ciudad y presumiendo como “ejemplo nacional” un Frankenstein de constitución política que no representa a nadie, Miguel Ángel Mancera logra consolidarse como demagogo en su búsqueda por la presidencia de la República para el 2018, y lo hace siguiendo la misma receta de muchos: donde no faltan las fotografías oficiales en que aparece montando una bicicleta, corriendo un maratón en domingo, fingiendo andar en taxi para las cámaras, aunque trasladándose primero en helicóptero, o enviando nutrido contingente a Berlín con carro alegórico—a cuenta del erario— para participar en la marcha gay más grande del mundo.

Y lo anterior sucede mientras en la “nueva CDMX” el transporte público sigue colapsado, la Línea 12 del Metro sigue impune e inservible, la capital se anega ante la falta de drenaje pluvial cada que llueve y el narcomenudeo (que su gobierno niega como realidad) sigue en ascenso, brindándole a los capitalinos una ciudad tan cosmopolita como nunca imaginada ni pedida: entre Venecia por las inundaciones, Sodoma por sus políticas demagógicas y Chicago (en tiempos de Al Capone) con el Cártel de Tláhuac libre por sus calles.


enrique.sada@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.