• Regístrate
Estás leyendo: El voto latino y la Convención Demócrata como burla
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 05:09 Hoy

Verdad amarga

El voto latino y la Convención Demócrata como burla

Enrique Sada Sandoval

Publicidad
Publicidad

“Política: Conflicto de intereses disfrazados de lucha de principios.

Manejo de intereses públicos en provecho privado”.

(AmbroseByerce, El diccionario del diablo”.)

Entre parafernalia, luces y confeti—confeti de treinta mil correos electrónicos—Hillary Rodham Clinton terminó siendo ungida como la candidata del Partido Demócrata y la candidata de Wall Street para contender por la presidencia de los Estados Unidos. Sin embargo, tal parece que la festividades solo pretendían echar una cortina sobre el escándalo de corrupción y fraude que sacudía a su partido aquella misma noche, de acuerdo con las filtraciones de Wikileaks que, a lo largo de más de 30 mil emails, evidenciaron pruebas suficientes sobre como el Comité Nacional Demócrata y la presidenta del partido, Debbie Wasserman Schultz, torcieron las elecciones para favorecer a Hillary, lo cual valida la misma acusación hecha por Donald Trump hace unos meses.

Provenientes del correo de siete personalidades del Comité—desde enero hasta junio del presente año—los mensajes tratan en su mayoría sobre como sabotear a Bernie Sanders, del desencanto de muchos demócratas con Clinton y de cómo el proceso está manipulado.

Sin embargo, eso no es todo: además de corruptelas, fraude y hasta indicios de lavado de dinero, también destacan como los jerarcas y grandes patrocinadores Demócratas atacan a uno de los sectores más leales y vulnerables tanto al interior de aquella facción política como en aquél país, tal como se muestra en el primer Wikileak donde la presidenta del Partido y sus delegados asientan que a los hispanos o latinos hay que “dejarlos ignorantes" en los sucesos.

En el segundo documento refieren claramente como a este sector “les encanta que les cuenten historias”, aludiendo a hacerles “lavado de cerebro”(“brainwash and storytelling”) y que además “creen lo que se les diga” (“they buy anything”); esto es, reduciendo a la primera gran minoría y a la más pujante fuerza laboral de los Estados Unidos poco menos que como tontos útiles“siempre leales”.

En el tercer documento se avocan literalmente a “como engañar a la gente” y arrastrar al sector latino que tanto desprecian para atacar a Trump desde un discurso populista donde es más fácil hacer creer que el Republicano se hizo rico “a expensas de explotar al pobre” (“the little guy”).

Sin embargo, lo grave aquí no es precisamente el que los Demócratas vean a los latinos como idiotas, sino el hecho de que –para desgracia de este sector— la apuesta es seguirlos tratando, explotando y deportando como tales.


enrique.sada@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.