• Regístrate
Estás leyendo: Del pacto Peña-AMLO
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 11:22 Hoy

Verdad amarga

Del pacto Peña-AMLO

Enrique Sada Sandoval

Publicidad
Publicidad

Se veía venir desde fin del año pasado, tras la pugna encarnizada por los resultados en las elecciones en Coahuila y Estado de México, tras las reuniones del ex dirigente nacional del PRI cenando con la presidenta nacional de MORENA; se patentó cuando muy de madrugada—hace un mes—los diputados de ambos partidos se aliaron para nombrar de forma unilateral a los consejeros del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Transparencia (INAI) ante la sorpresa y las protestas de los demás partidos.


Sin embargo, no sería sino tras la recepción exitosa de Ricardo Anaya Cortés en la Universidad Iberoamericana donde lo anterior se confirmaría como tal, luego que el candidato del “Frente por México” reafirmó que enjuiciaría a Enrique Peña Nieto en caso de comprobársele corrupción (contrario al eterno suspirante, quien se negó a asistir a dicho evento y ha venido manifestando que no enjuiciará al presidente).


La respuesta como represalia no se hizo esperar y lo hizo desde un montaje: tras la aparición de un video anónimo y editado, registrado en Arizona en una página web, creada para el mismo, en donde se pretendía vincular a Juan Barreiro hablando de negocios turbios si triunfara Anaya.


Y aunque el académico José Antonio Crespo ya venía avisando de un pacto entre AMLO y Peña desde hace meses, lo ocurrido no es del todo ajeno.


Históricamente hablando, las alianzas y pactos secretos entre el viejo partido y las “izquierdas disidentes” no son nada nuevo salvo para las nuevas generaciones quienes ignoran el amasiato entre Vicente Lombardo Toledano y varios presidentes en turno; o el pacto Salinas-Cárdenas fraguado a la sombra del fraude electoral de 1988, en apacibles charlas de café en Polanco, mientras el panista Manuel J. Clouthier se encadenaba al Ángel de la Independencia y se sometía a una huelga de hambre en protesta.


Y es que orgánicamente hablando, cerca del 90% de los candidatos de Morena son ex priístas (al menos 5 con orden de aprehensión girada por diversos delitos) lo cual nos muestra como la esencia más pura—de lo peor y lo más rancio—del viejo régimen se encuentra redivivo en esta secta política que se vende como “un cambio verdadero” para sus ilusos feligreses, a los que se traiciona nuevamente tanto como a la sociedad mexicana, a quienes vendían el discurso de la lucha contra la corrupción, desde el pináculo de la más ridícula pureza moral… de la que carecen. 


enrique.sada@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.