• Regístrate
Estás leyendo: A la sombra de la cimitarra
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 07:22 Hoy

Verdad amarga

A la sombra de la cimitarra

Enrique Sada Sandoval

Publicidad
Publicidad

Como si Paris no estuviera aún marcado por el dolor reciente, tras los atentados terroristas del año anterior, justo la semana pasada el horror y la muerte tocaron a las puertas de la que fuera en su momento la cuna de Carlos V.

Una nueva página se escribió con miedo y sangre tras la explosión registrada nada menos que en el Aeropuerto internacional de Bruselas y en el Metro, con al menos 30 muertos y más de 230 heridos oficialmente; convirtiendo en punto muerto tanto a la capital de Bélgica como a la que como ciudad predilecta del destino turístico, se ufanaba hasta hace poco lo mismo de pacífica y segura que de orgullosa promotora de la integración multicultural que como moda había venido dándose en Europa bajo el auspicio de las políticas emprendidas por la Canciller Angela Merkel—al igual que en Reino Unido, Francia y España—desde hace más de un año, promoviendo la migración masiva e irresponsable en detrimento del bienestar tanto de los propios ciudadanos de estos países como de aquellos migrantes que, por afinidad y herencia, buscan una auténtica inclusión propositiva, con miras a integrarse armónicamente (como es el caso de los latinoamericanos).

Este atentado múltiple que se vino a autoadjudicar ISIS como promotora del terrorismo islámico en Occidente logró tener eco no solo en Europa sino también en Medio Oriente luego que este Domingo de Resurrección, en Pakistán, la ciudad de Lahore se estremeciera con un nuevo golpe dirigido a los cristianos que celebraban la Pascua, con saldo de al menos 60 muertos y más de 200 heridos en lo que pareciera anticipar una ola de ataques coordinados.

Es obvio que la casualidad viene a ser desechada por la cercanía entre ambos atentados donde queda en evidencia tanto la inoperancia de los Servicios de Inteligencia en general (tomando en cuenta que Bélgica ya había sido alertada por Grecia del atentado que se planeaba contra el Aeropuerto desde el 2015), lo mismo que las Fuerzas de Seguridad Pública en cada país (en lo que concierne tanto a la salvaguarda de la paz y la vigilancia, sin dejar de lado la captura de los responsables) así como las muy cuestionables políticas demagógicas impulsadas por el marxismo cultural y la Comunidad Económica Europea, cuyo saldo anticipable será, sin duda alguna, la extrema pasividad para aquellos migrantes renuentes a integrarse como, por otra parte, el hostigamiento e incremento de trabas burocráticas para quienes sí se han integrado y contribuyen como fuerza de trabajo para el bien de todos (incluyendo a criminales e infractores).


enrique.sada@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.