• Regístrate
Estás leyendo: Despertares
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 02:32 Hoy

Historias con zapatos

Despertares

Enrique Entero

Publicidad
Publicidad

Es triste y preocupante que la solidaridad humana aflore en su plenitud sólo a raíz de una tragedia como la que vive nuestro país por causas naturales. Y ver con temor y desesperanza la probabilidad de que esta disminuya con el retorno de una relativa estabilidad.

Solidaridad que se requiere por la gravedad de los asuntos pendientes a resolver en nuestro país, sobre los cuales la participación ciudadana es imprescindible.

Lo anterior me lleva a recordarel tema de la película “Despertares” protagonizada por los actores norteamericanos Robin Williams y Robert de Niro, donde la aplicación de un nuevo medicamento a un paciente privado de sus facultades físicas, produce precisamente un “despertar”, el cual, sin embargo, es perecedero por el retorno de un mal que vuelve a dejar al enfermo en un letargo vegetativo absoluto.

Uno de los asuntos donde es requerida con urgencia la participación de la sociedad, será el liberar a nuestro país de la cautividad en que la tiene un puñado imperante de delincuentes que viven, en unos casos, de forma clandestina, y en otros de manera abierta como acontece con los políticos que han llegado al poder solamente para robar al erario público y que con la complicidad del gobierno en turno, tal vez continúen libres de culpa con el paso del tiempo.

Otro asunto, consiste en desarticular toda la trama de los partidos políticos que reciben sumas millonarias para sus campañas electorales, donde capea un sinfín de promesas sobre la mejora de la condición social de los mexicanos, cuando su ausencia a favor de la atención de los damnificados por huracanes y sismos ha sido notoria. A través de los medios de comunicación no se ha visto la presencia de un López Obrador que baje del pedestal y ayude al menos a quitar el escombro de las edificaciones derrumbadas. O los diputados y senadores, que dicen defender las causas del pueblo, dejar sus trajes importados, sus camisas de seda y carros blindados, para ponerse un casco y agarrar la pala al rescate de las víctimas.

Durante un almuerzo con líderes de varias naciones africanas, el presidente estadounidense Donald Trump dio la bienvenida a través de los asistentes, a cada una de las naciones representadas, incluyendo en la referencia a una que no existe en aquel continente.


En su loca fantasía

Todo se inventa y cambia

Porque en el pueblo de NAMBIA

Trump vive en manicomial cofradía.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.