• Regístrate
Estás leyendo: Rolando Rosas, poeta: repartidor de flores
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 12:55 Hoy

Crónica

Rolando Rosas, poeta: repartidor de flores

Emiliano Pérez Cruz

Publicidad
Publicidad

Ahí va Rolando Rosas Galicia, poeta y cuentista homenajeado por ser escritor y Primer Maestro Emérito en la prepa de la Universidad Autónoma Chapingo. Rolando, la Experiencia que uno mira por calles texcocanas: moreno, seriecito (¡si supieran!), pelo cano que cubre el sombrero cuco bien puesto; uno lo mira con bastón y esa zorruna mirada, y no lo concibe tícher tirando borradorazos a los desatentos, amenazando con exámenes relámpago, bajando puntos si no participan.

No, más bien lo imagina profe shido, que comparte saberes relajado, alivianado porque gusta de la lite y de la leperatura y entusiasta busca contagiar su preferencia por el gusto de entrarle a las letras, pues con ellas hace malabares para expresar al hombre, la mujer, la tierra nativa; al amor y sus alrededores, en un Xochimilco (San Gregorio Atlapulco de mis recuerdos) que gracias al poeta destaca en las letras nacionales, que se cubren de gloria con su producción y dan una certeza: ¡No estás solo, no estás solo!, tienes sus poemarios:

Quebrantaguesos, Perversa flor, Salivar el tiempo, Vagar entre sombras, Mester de soltería, Ojo por hoja, Víbora de dos cabezas… Y sabes, pues lo proclama Rosas Galicia, que “Cada palabra es un día vivido por ti”.

Todo muere,/ hasta las ganas del amor, escribió Rolando, nieto de Procopio Galicia Godoy, zapatista con quien se crió, “pues mi padre, dicen, fue buen campesino hasta que el alcohol lo acabó a los 39 años. Procopio vivió 105 años; con los abuelos viví desde los siete años; al final de la jornada me contaba de la Revolución: en lugar de cuentos infantiles escuché de batallas, muertes, enfermedades; también de los parientes: fuimos campesinos, después se volvieron comerciantes”.

Nativo de San Gregorio Atlapulco, Xochimilco, Ciudad de México (1954), Rolando Rosas Galicia acumula premios nacionales de poesía por sus libros Crónica de San Jerónimo; Caballo viejo; Herida cerrada en falso; El pájaro y la paloma y Naguales. Quizá le dio por la escritura al no bailar ni jugar futbol…

—No sabía bailar —ataja—, pero aprendí a los 17 años con danzoneras y sonoras en los bailes de mi pueblo: Carlos Campos, Acerina, Gamboa Ceballos, la Santanera y la Matancera y otras de igual calaña. Después le llegué al California Dancing Club y algunos burdeles o centros nocturnos donde tocaban son. Y sí jugaba fut: fui portero del Atlapulco, equipo de mi barrio; jugué hasta liga juvenil.

¿Y a qué hora y por qué la poesía, el cuento, las lecturas? “En la Escuela Nacional de Maestros conocí a Emma Godoy, poeta; le mostré unos poemas y me puso ejercicios de versificación; a leer a Sor Juana, Lope de Vega, Quevedo, Pellicer, García Lorca. Al paso del tiempo he tocado dos temas: el amoroso, producto de mis lecturas a Catulo y otros poetas latinos, siempre mezclados o confundidos con mis experiencias amatorias; y el de mis orígenes: los ritos, personajes, parientes, la vida en San Gregorio Atlapulco”.

A la técnica, Rolando Rosas suma los ritos de iniciación, el erotismo desbordado, la carnalidad, la violencia social. “Claro, todo modificado por las lecturas que va uno descubriendo, y se agradecen las consejas de Eduardo Lizalde, Gonzalo Rojas, Carlos Illescas, Rubén Bonifaz Nuño, Juan Bañuelos. En ocasiones de manera directa, en saliveros (pláticas) rociados con generosos tragos”.

Era el magisterio la única opción para ascender socialmente. “La mayoría de mis parientes —recuerda— son profesionistas. Muchos, profesores. Se abandonó el cultivo de las chinampas. Mi pueblo fue de campesinos y maestros de primaria; a los de secundaria les decíamos catedráticos. La pobreza no daba para una carrera larga, salvo unos cuantos; privaba ser profesor de primaria o contador privado y luego estudiar en la Normal Superior para catedrático. Después las profesiones se diversificaron”.

George Steiner anota que “enseñar, enseñar bien, es ser cómplice de una posibilidad trascendente. Si lo despertamos, ese niño exasperante de la última fila tal vez escriba versos, tal vez conjeture el teorema que mantendrá ocupados a los siglos”...

—¿Fue vocación la tuya, Rolando?

—Es puntual Steiner. Tuve buenos maestros en primaria y secundaria; en la Nacional de Maestros y en la Superior, a Emma Godoy, Arqueles Vela, Antonio Domínguez Hidalgo y otros: no muchos, pero fraguaron mi vocación. Soy feliz impartiendo clases, desde los 19 años, en casi todos los niveles.

Y haciéndole al cuento: Pájaro en mano, libro de relatos, atrapa: qué manera de coger el habla, reinventarla; de urdir historias rudas, correosas, virulentas y escribirlas como platicaditas, con la esencia del microcosmos xochimilca, del campo en vías de urbanización: punzante, en agonía, recreado con la palabra que el repartidor de flores, Rolando Rosas, suelta con la finura de afilada daga.

El mismo río poético pero con aguas (más) agitadas es el Rolando narrador. No le tiembla la baisa: agarra historias de amor y desamor; de iniciación; del cachagranizo Nereidas que anda de tumbahombres; de la Guacha violentada y al final enamorada; del concebido por obra y gracia del Espíritu Santo; de los primos que le pierden el miedo al hecho de que son parientes y ejecutan aquello de nos queremos, nos amamos y nos damos por donde podamos; del Gato que sabe que cuando la gana arrecia cualquier hoyo es trinchera y...

Pájaro en mano confirma: si al pueblo lo denominamos “bueno”, lo limitamos. Es dostoievskiano, faulkneriano, rulfiano, rolandiano: humano, no disminuido a la roma categoría de Buenotooote por Pobrezote y Honradote.

—Siempre quise hacer cuentos, pero no tenía tiempo o talento —concluye Rolando Rosas—. Cuento los subsuelos de mi barrio, deslizo el proceso de producción de hortalizas en las chinampas. Y si hay violaciones es porque suceden. Y es violencia combinada con las fiestas, las creencias. Todo inicia en la calle, con los amigos y lo que narran. Uno aprende y lo vuelve experiencia.

Es Rolando, poeta: la Experiencia que camina las calles texcocanas.

* Escritor. Cronista de Neza

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.