• Regístrate
Estás leyendo: ¿Nadie planea rescatar a Ciudad Madero?
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 09:21 Hoy

Punto porcentual

¿Nadie planea rescatar a Ciudad Madero?

Eduardo Javier González

Publicidad
Publicidad

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Ciudad Madero, Alfonso Oliva Nava, vuelve a poner el dedo en la llaga.

Hay cero reactivación del comercio en la urbe industrial; van cinco pequeños negocios que cierran en lo que va de 2015. Fuera de la gastronomía -la cual siempre ha sido de las predilectas de propios y extraños y donde realmente se come bueno, bonito y barato- otros rubros no prosperan.

“La historia no nos enseña nada”, cantó alguna vez Sting –Gordon Matthew Thomas Sumner es su nombre real, el ex líder de la banda británica The Police- y el caso de Ciudad Madero es un ejemplo de ello. Veamos por qué:

Hace poco más de 30 años, el primer cuadro de la ciudad era próspero. Había una enorme sala de cine que administraba el Sindicato Petrolero, la cual era una real competencia con las salas de Tampico y de los entonces Cinemas Gemelos 70, en lo que a estrenos norteamericanos se refería. El gancho perfecto para atraer cinéfilos, que después se convertían en comensales.

En la esquina frente a la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús aparecía una majestuosa Casa de la Cultura. Igual vimos la muestra de manzanas de la pintora Martha Chapa, que una obra de teatro con Julio Alemán y Joaquín Cordero, en una espléndida sala de dos pisos, con una acústica inmejorable.

Cuadras más atrás, el Centro de Convenciones de Ciudad Madero –conocido como el Quinadomo- donde Miguel Bosé se dio el lujo de iniciar su gira “XXX”, a fines de los años 80. Melómanos que, otra vez, se convertían en comensales de los negocios de tacos como “Beto’s” o “Me ves y sufres” (siguen operando, por fortuna) y del naciente King Dogs, con su ensalada especial a base de col, zanahoria y mayonesa.

Cómo olvidar la Supertienda Modelo, en la esquina donde hoy se ubica García, cadena que también ofrecía colecciones de libros de primer mundo.

Le añadimos aquella discoteca en la avenida Primero de Mayo, justo a la mitad de la cuadra que en una esquina tienen una Michoacana, y en la otra una farmacia El Fénix, próximamente Farmacia del Ahorro. Una época donde se vendían discos de acetato o vinil, los mismos que poco a poco están regresando al mercado.

Puestos de revistas y periódicos, prácticamente uno en cada cuadra, con una variedad de publicaciones que iban desde Contacto Extraterrestre, Duda, y que veía nacer a Muy Interesante, o la publicación juvenil Encuentro, del CREA, un organismo federal dedicado a la juventud.

Estaba plaza Isauro Alfaro, cuando realmente era un centro de convivencia familiar… ¿Por qué es tan difícil recrear lo que nos hizo felices de niños, y que los actuales jovencitos no pueden conocer?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.