• Regístrate
Estás leyendo: Felicidades México, felicidades Coahuila
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 20:06 Hoy

Dragones

Felicidades México, felicidades Coahuila

Eduardo Holguín

Publicidad
Publicidad

Coincido con los analistas que consideran que la Reforma Energética, aprobada por la Cámara Baja, tendrá un impacto tan o incluso más positivo en la economía azteca que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte signado en 1994.
La RE, sin que implique la pérdida de soberanía sobre nuestros recursos naturales y la privatización de Pemex, abrirá el sector energético a la iniciativa privada, lo cual incentivará la entrada de inversiones directas que generarán miles de empleos y millones de recursos fiscales que podrán ser utilizados por el Estado en infraestructura educativa, de salud, industrial, portuaria, logística, de comunicaciones. Recursos fiscales que podrán ser canalizados a cubrir los déficits sociales que laceran al 50% de la población del país. Ahora sí, después de la batería de reformas estructurales, el “Mexican Moment” es una realidad y no una expectativa. Los coahuilenses debemos felicitarnos y felicitar a los poderes ejecutivo y legislativo dado que la RE también producirá el “Coahuila Moment”, al potenciarse la posibilidad de exploración y explotación en gran escala de las reservas de “shale gas”.
No es verdad, que como argumenta la izquierda, la RE repercutirá en despidos masivos de trabajadores del sector energético. Al contrario, el efecto será positivo al expandirse la planta laboral energética como consecuencia de la contratación de personal por empresas privadas.
Es falso que la RE provocará el desabasto de gas, luz, gasolina y diesel. Al contrario, en el nuevo esquema de competencia que sustituye al de un monopolio paraestatal, habrán más empresas que ofrecerán dichos productos, algunos de ellos más baratos, como en el caso de la luz y el gas. Por lo mismo, es falso que habrá un aumento de tarifas y precios por las ganancias exorbitantes con las que se quedarán las compañías. Habrá que mencionar que si las empresas privadas logran ganancias exorbitantes, también serán exorbitantes los recursos que obtenga el Estado -la sociedad mexicana- sea cual sea el modelo de contrato elegido. Con la salvedad que cuando las pérdidas sean pocas, muchas o exorbitantes, éstas serán absorbidas por la compañías petroleras.
Felicitemos al pueblo de México por la decisión que tomó a través de sus representantes en el Congreso de la Unión.



columnadragones@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.