• Regístrate
Estás leyendo: Vencer al abstencionismo
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 21:06 Hoy

Intelecto opuesto

Vencer al abstencionismo

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Según las cifras del Instituto Nacional Electoral el próximo domingo 7 de junio votarán entre 40 y 45 por ciento de los inscritos en el padrón con que cuentan a nivel nacional; en los estados, las Juntas Locales manejan cifras similares con respecto a lo que será la afluencia a las urnas el siguiente fin de semana.

Es decir, el abstencionismo volverá a ser superior a la participación con todo y que ya hay un renovado árbitro electoral en México, lo cual solo deja una vez más en tela de juicio el actuar de las autoridades en la materia y sobre todo al sistema político nacional.

¿Por qué la gente no confía en los candidatos y sus partidos? ¿Por qué menos se tiene credibilidad en quien organiza las elecciones, sea INE, IFE o quien sea? La respuesta es la misma que desde hace más de 20 años, la gente sigue sin participar porque no le interesa lo que por décadas han ofertado los que aspiran a ser administradores del recurso público y que han dejado en pésimas condiciones de vida al mexicano, con uno de los niveles más bajos del continente en cuanto a indicadores como salud, educación, salarios, progreso y desarrollo social, económico y le podemos seguir sumando. Basta recordar en que sitios nos tiene la OCDE o la ONU en comparación con naciones más destacadas y sin irnos tan lejos.

El caso aquí es que habrá mucho abstencionismo por todo el país, incluso en estados donde se elegirá a gobernadores, menos de la mitad de la población de dichas demarcaciones saldrá a votar. Nadie parece creer que el derecho a ir a las urnas empodera al ciudadano. Nadie se cree que el hecho de marcar una boleta te hace tener el control de las decisiones de una comunidad o partícipe del desarrollo de un pueblo.

Mucho menos con las muestras que da el INE a nivel nacional en donde se percibe a un organismo alejado de todo contacto con la sociedad, empecinado en tener a los partidos políticos bajo un yugo que no es más que entrar en su campo de guerra, jugar el juego con las reglas que los dirigentes le han fijado.

No creo, pues, que el INE salga bien librado de esta prueba electoral y mucho menos que vaya a ser garante para lo que se viene de aquí a la presidencial de 2018. Falta mucho y aún se puede recomponer el camino a pesar de que a la mayoría de partidos y candidatos no les conviene mover absolutamente nada, pues el político en México navega cómodamente en las aguas de la indolencia y pasividad ciudadana; surca los maltrechos caminos de la transparencia con una opacidad tan campante y muestra un desinterés pleno y catastrófico ante lo que vive el ciudadano común y corriente. No habrá pues votación de medio padrón que derrumbe lo que el sistema partidista ha construido, se tendrían que enfermar todos, o salir de la ciudad o no acudir por razones desconocidas como un secuestro alienígena o una transfiguración metafísica, cuasi religiosa.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.