• Regístrate
Estás leyendo: Veamos el ejemplo de Morelos
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 20:53 Hoy

Intelecto opuesto

Veamos el ejemplo de Morelos

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

El viernes pasado, al dar inicio al mes de julio y con la entrada en vigor de la nueva norma ambiental federal, el gobierno de Morelos anunció que el Programa de Verificación Vehicular Obligatorio quedó suspendido de manera temporal.

De acuerdo a los funcionarios de dicha entidad, el motivo de la interrupción fue que ninguno de los verificentros que existen cuenta con la totalidad de la infraestructura, sistemas, ni equipos y protocolos adecuados para realizar el nuevo procedimiento de verificación.

Al respecto, pude hablar ayer con el gobernador Graco Ramírez quien en entrevista para MILENIO Hidalgo explicó que la determinación obedece a más a buscar cumplir con el ordenamiento de extremar medidas para el cuidado de la calidad del aire, en el que se pidió un plazo de 6 meses para reordenar el sistema de verificación, los centros y concesionarios. Un tema que sin duda es de interés de todos los estados que integran la Megalópolis del Valle de México.

Hidalgo, que junto a Morelos aún no poseen los instrumentos para cumplir con la NOM EM-167-SEMARNAT-2016 según declaraciones de Martín Gutiérrez Lacayo, coordinador de la Comisión Ambiental de la Megalópolis, no ha suspendido la operación de sus 60 verificentros en Pachuca, Tula, Tulancingo y sus zonas metropolitanas, y ahora es carne de cañón de los operativos de la Profepa que comenzaron desde el viernes pasado y en donde hasta ayer sumaban cuatro líneas de medición que utilizan los verificentros para registrar las emisiones vehiculares, clausuradas y un sitio cerrado (el verificentro de Ramón G. Bonfil a la altura de Nopancalco en Pachuca).

En Morelos iniciaron acciones inmediatas y efectivas para reordenar a verificentros y cumplir con las normas ambientales en industria y rellenos sanitarios; es buen momento para que los estados colindantes con Edomex y Ciudad de México hagan lo propio y se quiten de encima a quienes les acusan y señalan de ser los propagadores de emisiones que llegan a la capital del país.

Hidalgo puede presumir ser uno de los estados más seguros, con paz social y política, con cifras e indicadores que van al alza en infraestructura, vivienda y estabilidad, pero es innegable que en temas de ecología presenta no solo un rezago en comparación con los demás participantes de la Megalópolis, sino una deuda social e histórica con los habitantes del estado y con el propio medio ambiente del país.

Aguas negras, basureros a cielo abierto, tiraderos clandestinos, parques industriales contaminantes, empresas paraestatales que nadie sabe cuánto contaminan, un número alarmante y creciente de explosión demográfica que genera desechos sólidos sin control alguno. Veamos lo hecho en Morelos, en Hidalgo también se puede hacer.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.