• Regístrate
Estás leyendo: Una elección compleja
Comparte esta noticia
Domingo , 15.07.2018 / 22:48 Hoy

Intelecto opuesto

Una elección compleja

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

A pesar de los resultados preliminares, en los que se marcaron tendencias desde el cierre de las casillas en Hidalgo, sobre todo en la votación para gobernador, la realidad evidenció a un votante ciudadanizado, socialmente adentrado en la decisión que tomó en las urnas y en muchos casos, sabedor que en sus manos tenía la última palabra en la elección.

Lo de ayer fue una jornada histórica, pero no por el empate de comicios concurrentes, sino por el sufragio diferenciado de quienes en muchas ocasiones es subestimado, menospreciado y calificado como un elemento más de acompañamiento en las campañas para los partidos políticos.

No fue la fórmula de los independientes, ni de los advenedizos, fue simple y llana lógica la que se impuso el domingo 5 de junio en la entidad. Quienes tuvieron que pagar costo político lo hicieron, quienes tuvieron el beneficio de la confianza, la tuvieron, quienes no recibieron el beneficio de la duda, simplemente no tuvieron los votos esperados.

La simpleza con la que el ciudadano acudió a las casillas fue sublime, yo estuve en varias en Pachuca y la zona metropolitana; la participación tampoco fue copiosa, pero sí consistente. Ayer ganó el electorado, que se empoderó como no lo hacía desde hace mucho en Hidalgo.

Y no por los virtuales triunfos o derrotas de unos y otros, sino por encontrarse a sí mismos como humanos con decisión propia, con pensamiento de cambio para buscar algo, ahora sí, para mejorar su calidad de vida. Le dieron su voto a uno solo en mayoría para gobernador, ¿por qué? porque el candidato se ganó su confianza, porque más allá de un carisma o una personalidad, se supo meter en la mente del electorado, pero con propuestas.

Hasta ayer, en el cierre de esta edición, con el 24% de actas computadas, Omar Fayad llevaba el triunfo para gobernador, muy a pesar de la tendencia nacional de rechazo al PRI, de las derrotas en Quintana Roo, Veracruz, Puebla, Tlaxcala, los triunfos apretados en Oaxaca, en Tamaulipas, muy a pesar de todo, el PRI se impuso de nuevo en Hidalgo para gobernador.

Omar Fayad dirigió anoche un mensaje a la militancia tricolor, en el que reconoció que fue la ayuda de la estructura y de las bases políticas las que lo alzaron nuevamente para el Ejecutivo local; no es cosa menor, pues el reconocimiento del virtual ganador habla de que se voltea a ver al suelo, se mira de frente a la gente que hace del PRI un partido poderoso en Hidalgo; de ahí que hayan resistido el embate de la oposición, que se llevó buena parte de las contiendas en municipios y diputaciones locales.

Fue una elección tranquila en Hidalgo, no se empañó con violencia social ni ataques mediáticos, pues el ánimo general no estaba para andar haciendo cosas fuera de tono. Una elección en donde queda el mensaje de una ciudadanía que comienza a echar mano de las herramientas con las que cuenta y que sabe que para años venideros podrá hacer efectiva las siguientes evaluaciones para los gobernantes que tomen protesta a partir de septiembre en el estado de Hidalgo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.