• Regístrate
Estás leyendo: Un año de debates
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 22:37 Hoy

Intelecto opuesto

Un año de debates

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Ayer culminó el proceso legislativo de aprobación de las leyes reglamentarias de la reforma constitucional en materia energética.

Con dicha enmienda se impuso un nuevo récord en materia de debates legislativos y tiempo para avanzar en una reforma estructural única en la historia del país.

Según datos de Senado, fue el 12 de agosto de 2013 cuando el Presidente de la República presentó la Iniciativa de reforma a los artículos 27 y 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia energética, propuesta que se envió al Senado de la República y de ahí comenzó un proceso que concluyó ayer por la noche en Paseo de la Reforma.

En este proceso se aprobaron 9 leyes nuevas y se modificaron 12 ya existentes, un avance exponencial en cuanto a productividad legislativa en la historia parlamentaria.

Durante el último año los acuerdos alcanzados no fueron por unanimidad y eso trajo consigo una interminable serie de debates que comenzaron desde la calle y terminaron en las tribunas; las alusiones y discursos dan para una publicación de un buen número de páginas.

Más allá del tema medular que enmarca la reforma energética en donde existen diversos puntos de vista y opiniones en cuanto a la utilidad de la misma y los resultados que se obtendrán, el ejercicio fue indispensable para marcar de ahora en adelante la actividad legislativa nacional.

Las legislaturas federales tanto en el Senado como en San Lázaro, vivieron momentos de intercambio político que no se repetirán pero si serán similares para los siguientes pasos en cuanto a los cambios que se proponen desde el Ejecutivo al Legislativo.

Dejando de lado la actividad política de los representantes de partidos en las cámaras, se debe reconocer también que el gran paso que se dio a nivel parlamentario es inversamente proporcional al de la participación ciudadana y toma en cuenta de la población.

Y es que si de algo careció este año de debates por la reforma energética fue de la participación del pueblo de México y no me refiero a que no se hayan organizado foros y discusiones, programas de opinión y análisis, entre otras mesas, sino que jamás de sometió a consulta ningún tema por más mínimo que fuera dentro de todo el asunto estructural.

La opinión de la gente va en contra de toda aprobación de diputados y senadores, y hoy más que nunca la utilidad del político y la política parecen no haberle servido de nada al ciudadano de a pie, que al final también es el votante y el que toma la decisión en las urnas.

Ahora, en el proceso de socialización y operación cicatriz que intenten hacer los partidos tras la reforma energética, se verá la verdadera opinión de la gente en comunidades, municipios y estados.

http://twitter.com/laloflu

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.