• Regístrate
Estás leyendo: Tribunal electoral
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 07:50 Hoy

Intelecto opuesto

Tribunal electoral

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Los magistrados integrantes del Tribunal Electoral en Hidalgo volvieron a dar de qué hablar con nuevas resoluciones de impugnaciones por las pasadas elecciones en municipios, distritos electorales y juicios de inconformidad de diversos actores políticos.

El pleno del TEEH que prácticamente da por finiquitada la fase de revisión de acciones de inconformidad de los partidos y sus representantes y con ello concluye el proceso electoral 2016 de Hidalgo, se caracterizó por sus certeras definiciones más allá de polémicas o situaciones de encono.

Dentro de las decisiones más turbias de los magistrados, se tuvo el caso de Omitlán de Juárez, municipio que fue ganado por el Partido Verde pero que al encontrar el uso de imágenes religiosas en una cabalgata se determinó anular la elección, misma que impugnó el PRI.

Posteriormente, se tuvo la determinación de mantener con base a Derecho y con los elementos suficientes, el resultado de la elección de gobernador, el juicio de revisión más intenso y fuerte que se tuvo, en manos del magistrado presidente Manuel Alberto Cruz, que a pesar de las quejas de quienes no se vieron favorecidos con el resultado, se sustentó en la mesa jurídica para poder ratificar la votación para nuevo gobernador, que quedó en Omar Fayad Meneses del PRI, PVEM y Nueva Alianza.

Así se fueron dando los resolutivos en muchos municipios y distritos, más de 100 procesos que tuvieron que ser desahogados y leídos en todos sus argumentos y exposiciones, muchas de ellas únicas y extraordinarias por sus características y por el contexto que se vivió por primera ocasión en el estado al haber celebrado elecciones concurrentes de gobernador, presidentes municipales y diputados locales.

El Tribunal demostró a mi parecer un carácter de apego estricto a lo que marca la ley electoral del estado; un ejemplo, lo de ayer, en donde se vislumbraba un revés para casos como San Felipe Orizatlán o Cuautepec de Hinojosa. Los magistrados expusieron argumentos tan válidos como sólidos en cuanto a violencia de género, inequidad, guerra sucia, quejas en general, pero respetaron el sentido del resultado dándole su justo peso a la decisión del pueblo en las votaciones.

Sí, se anularon casillas, se demostró que hubo irregularidades, pero también se dio la razón a la legalidad de cientos o miles que salieron a votar; por ese lado el Tribunal defendió la Ley como ningún otro organismo o autoridad.

Aún así, queda una dura lección para partidos y ex candidatos tanto ganadores como los que impugnaron, de que ningún proceso va ser dirimido o resuelto por asuntos de conciencia sino de demostración de hechos y pruebas, y en tanto esas no puedan acreditarse o mostrarse en los expedientes de casos, no se podrá pasar por encima de quienes decidieron por muchos o pocos que hayan sido, el que algún personaje en particular gane una elección. Dura lección para los partidos en Hidalgo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.