• Regístrate
Estás leyendo: Se cierra la contienda
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 04:47 Hoy

Intelecto opuesto

Se cierra la contienda

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

La decisión de Margarita Zavala de abandonar la contienda presidencial cierra los pronósticos de cara a la elección del 1 de julio.

Dejemos de lado encuestas y "espejismos" y veamos la realidad. El famoso 3 por ciento que esperaba conseguir en la boleta a Los Pinos puede definir al ganador; por ello, su renuncia es un acto de rebelión política más que de congruencia como ella mismo afirmó.

Si revisamos las tres últimas elecciones presidenciales nos daremos cuenta que dicho porcentaje puede definir no solo al vencedor (porque ahora sí, México tendrá de nuevo un Presidente hombre) sino que ofrece la opción de evitar la llamada judicialización de los resultados.

En 2000, aunque no lo parezca, la diferencia entre Vicente Fox y Francisco Labastida fue de poco más de 3 millones de votos; en 2006, el margen entre Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador fue de poco menos de 400 mil sufragios; en la última, la de 2012, la victoria de Enrique Peña Nieto fue también de poco más de 3 millones de papeletas sobre AMLO.

El famoso 3 por ciento, representa pues, el espacio entre ganador y el más cercano perseguidor, siempre y cuando los seguidores de Margarita Zavala se sumen lealmente a alguno de los proyectos en ciernes como el de José Antonio Meade o el de Ricardo Anaya.

Mal hacen los augurios de que los adeptos a la esposa del ex Presidente Calderón no eran reales o no significan nada; todo movimiento a estas alturas de las campañas tiene su estrategia y ejecución.

Margarita Zavala deja una contienda en donde se veía a la baja, pero con oportunidades de mejorar al cierre. Con propuestas construir al menos 100 universidades de excelencia, con vocación tecnológica, dando prioridad en el sur-sureste y duplicar el número de elementos de la Policía Federal hasta llegar a 75 mil para 2024, para relevar a las Fuerzas Armadas de las tareas de apoyo a gobiernos estatales y municipales.

Su plataforma estaba bien organizada y su coordinación de campaña demostró combinación de juventud y experiencia. En suma, representó bien el papel de aspirante al cargo político más importante del país, siendo incluso la mejor posicionada hace apenas un año para llegar por una coalición PAN-PRD como la que hoy encabeza Ricardo Anaya Cortés.

Quizá no parezca, por el momento, que su decisión mueva el tablero de las elecciones, pero conforme se acerque el final de las campañas políticas, estaremos presenciando los verdaderos efectos de su determinación, al igual de lo que haga el otro candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón.

Zavala no se sumará de inicio a ninguno de los aspirantes presidenciales de manera pública, no hasta que el rumbo de la decisión que tomó comience a tener forma de proyecto. Ya sea con Meade o con Anaya, lo más seguro es que eche junto a los calderonistas y anti obradoristas toda la carne al asador para evitar a como dé lugar la llegada del tabasqueño a la silla de Palacio Nacional.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.