• Regístrate
Estás leyendo: Radiografía a tiempo
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 13:48 Hoy

Intelecto opuesto

Radiografía a tiempo

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Las cifras que dio a conocer ayer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía sobre los homicidios registrados en el país durante 2017 son una radiografía que viene muy a tiempo para la toma de decisiones y estrategia a seguir por parte del nuevo gobierno federal que comenzará primero con el periodo oficial de transición y en diciembre asumirá el Poder Ejecutivo mexicano.

De acuerdo con la estadística, el gobierno de Enrique Peña Nieto buscaba pasar de 24 homicidios por cada 100 mil habitantes a 12 en el primer año de gobierno; ayer se nos dijo que en el último año hubo 25 homicidios por cada 100 mil habitantes a nivel nacional, tasa que es superior a la registrada en 2016 que fue de 20 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Es decir, nunca bajó la cifra de muertos en México por cuestiones de violencia, principalmente, relacionada no solo con crímenes de la delincuencia, sino con el uso de armas de fuego, fallecimientos provocados que pasan por lo pasional hasta los ajustes de cuentas; se usaron armas punzocortantes, ahorcamiento, estrangulamiento y sofocación; disparo de rifle, escopeta y arma larga; plaguicidas, sustancias químicas, síndromes de maltrato, violencia intrafamiliar, abandono, en fin.

Sí, todo nos remite el tema de la descomposición social y la pérdida de valores que comienza desde el núcleo familiar y que hacen que un menor, un adolescente o una persona mayor cometa un homicidio por cualquier circunstancia, por necesidad, por venganza, por accidentes, y también por el clima que impera entre bandas del crimen.

Hidalgo presentó un total de 317 homicidios en el periodo de enero a diciembre de 2017; esto es casi una muerte por día relacionada con un homicidio, casi, porque el año tiene 365 días. Otros estados como Guanajuato tuvieron 2 mil 252 muertes, Guerrero, 2 mil 578, el Estado de México más de tres mil, en Chihuahua más de 2 mil, y así.

No debería de tratarse de una estadística que mida como competencia quién tiene más o quién tiene menos, sin embargo sirve de parámetro para saber qué zonas se deben atender como prioridad en México. No es lo mismo acudir a contener la violencia a Durango que registro 192 homicidios, que a Baja California que tuvo más de 2 mil en un año.

Por eso escribo que una de las promesas que hizo en campaña el hoy virtual Presidente electo y que mayor eco deben tener en la sociedad, es la de la reconciliación y la recuperación del tejido social; el propio Andrés Manuel López Obrador no se cansaba de arengar frente a sus seguidores que el país necesitaba “menos sicarios y más becarios”, ahora, tendremos que ver si eso será cierto.

Por experiencia la mayoría de los políticos terminan por cumplir a media o de plano incumplen con sus compromisos y promesas de campaña; en este caso se requiere de todo un aparato gubernamental, social, intelectual y hasta ajeno y paralelo con organizaciones civiles, para poder pacificar a una nación acostumbrada a matar.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.