• Regístrate
Estás leyendo: ¿Quién quiere recursos?
Comparte esta noticia

Intelecto opuesto

¿Quién quiere recursos?

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Los gobiernos de cada estado en el país tienen la responsabilidad de administrar de forma adecuada los bienes, patrimonio y presupuesto del pueblo, pues el recurso económico que se maneja en cada entidad no es una bolsa privada o una ganancia empresarial: es el dinero del pueblo.

Por ende es muy mal visto que los gobiernos de los estados entreguen el dinero de los ciudadanos a organizaciones que por costumbres políticas y malos hábitos se han dedicado a saquear prácticamente a cada uno de los gobernantes en turno durante décadas.

Me refiero en Hidalgo a Antorcha Campesina quien me dicen está exigiendo al gobierno de Omar Fayad la estruendosa cantidad de mil 600 millones de pesos para según efectuar obras en municipios marginados; el asunto no es pedir o gestionar o intentar llevar servicios a la gente, el problema radica en que la administración de los recursos conlleva un proceso legal y financiero que debe ser no solo transparente sino escrupulosamente ejecutado por quienes deben, por ley, hacerlo.

No se debe caer en excesos al pensar ante que la opinión pública o la propia sociedad en general se cree el cuento de los benefactores que juegan en el tablero político; eso, por fortuna, ya dejó desde hace mucho tiempo de ser un discurso creíble para la ciudadanía.

Útiles escolares

Tenemos que reconocer que el gobierno de Hidalgo acertó al trabajar, por iniciativa del gobernador Omar Fayad, en el fortalecimiento de una política social incluyente y equitativa, con los programas de Uniformes y Útiles Escolares que sí representan una opción para las familias hidalguenses.

Sin embargo, ahora que ha iniciado el Ciclo Escolar 2017-2018 es conveniente hacer una evaluación de estos programas, pues representó un paradigma que fue cambiar el modelo que ya existía en otros gobiernos.

Ambos programas son una alternativa para los padres de familia que costean la educación de los hijos principalmente con sus propios recursos. Sabemos bien los gastos educativos se vuelven una carga demasiado pesada, en especial para las familias de escasos recursos. Generalmente recurren a sufragarlos mediante préstamos de amigos o familiares, uso de tarjetas de crédito, empeñando pertenencias y, en casos extremos deciden no enviar a sus hijos a la escuela.

Estos programas tienen como principal objetivo acceder a uniformes y útiles escolares sin distinciones de raza, sexo o condición socioeconómica; sin embargo, gobierno y empresarios aprenderán, sin duda alguna, muchas lecciones de este ejercicio que ya de inicio fue un acierto del gobernador Omar Fayad Meneses.

Les doy un dato importante, resultado solo del programa de útiles escolares: propició la conservación de 2 mil 180 empleos directos y 6 mil 540 indirectos, así como la participación de 28 empresas hidalguenses. Es una excelente noticia.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.