• Regístrate
Estás leyendo: Pueblos indígenas
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 09:37 Hoy

Intelecto opuesto

Pueblos indígenas

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

El eterno tema de la pobreza y la marginación en los pueblos indígenas que persiste en Hidalgo parece ser una prioridad, ahora sí, para el gobierno del estado.

Más de medio siglo de testimonios y documentos históricos, desde publicaciones en memorias familiares, libros como La Nube Estéril de Antonio Rodríguez, películas, hemeroteca, fotografías y todo tipo de archivo cronológico, da cuenta de que en Hidalgo los pueblos indígenas siempre han carecido de muchas cosas.

No es nuevo que un estado que depende de la actividad agrícola se haya quedado entrampado en la era post revolucionaria, de la Reforma Agraria y de muchas otras tradiciones que han pasado de generación en generación pero que son las que los mantienen con algún tipo de rezago.

Desde el primer día de su campaña, el ahora gobernador Omar Fayad Meneses se preguntó por qué pasan los años, las administraciones públicas con diferentes personajes, y se sigue diciendo que hay una deuda histórica con las comunidades originarias. ¿Acaso no hay dinero que alcance? ¿No existe programa social o política pública que apoye realmente al desarrollo y que sirva para que los pueblos indígenas obtengan una mejor calidad de vida?

Lo anterior ahora es expuesto dentro del gobierno del estado, una vez que el propio Fayad tomó las riendas del Ejecutivo hidalguense, pues dijo que cumpliría con lo comprometido; un plan para sacar de la pobreza al estado, principalmente en sus zonas de pueblos indígenas. ¿Cómo hacerle si desde hace 50 años se intenta y se dice hacerlo?

El plan del gobernador, al menos lo que ha dicho, se basa en otorgar proyectos productivos de los que posteriormente puedan vivir las familias de pueblos indígenas, dependiendo de la vocación de la región o la actividad a la que se dediquen.

Hidalgo ocupa el octavo lugar por población indígena del país con más de medio millón de indígenas que representan el 23.38% del total de la población en el estado, según cifras de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas del gobierno federal.

Ante esto y conociendo las demandas, que no son cosa del otro mundo (servicios básicos, médicos, de seguridad, alimentación), el gobernador Omar Fayad pone en marcha de forma inmediata, a menos de un mes de haber rendido protesta, una dinámica en la que presidentes municipales y gobierno federal se unan mediante la gestión de proyectos para la población indígena.

A la par, anunció la creación de la Comisión Estatal de Atención a Pueblos Indígenas, una especie de CDI local que estará al mando del ex diputado Héctor Pedraza Olguín, y con la cual se pretende tener un mapa completo del flagelo que se busca combatir. Una estrategia que bien debe servir para cumplir el objetivo del gobernador Fayad de cara a, de una vez por todas, terminar con la pobreza de los indígenas en Hidalgo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.