• Regístrate
Estás leyendo: Poco tiempo para legislar
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 21:31 Hoy

Intelecto opuesto

Poco tiempo para legislar

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

La LXIII Legislatura local que se avecina a partir de septiembre próximo en Hidalgo y cuyos integrantes serán electos en las urnas el próximo 5 de junio será una con periodo atípico de dos años debido a la homologación de elecciones para 2018.

Es decir, los nuevos diputados hidalguenses estarán en las curules por espacio de 24 meses sino es que antes ocupan cargos en el Ejecutivo o en alguna delegación federal o dan el salto a una nueva candidatura. Dos años de la llamada "mini" Legislatura, es lo que se vivirá en el estado a partir de septiembre.

Por ellos, la lucha política por dichos espacios arreció en fechas previas a los registros y designaciones de candidaturas en los partidos pues aunque en apariencia no sea un espacio atractivo o sea considerado el rincón de los puestos que se juegan, la realidad es que un sitio pleno y lleno de oportunidades, sobre todo políticas.

Desde la máxima tribuna del estado no solo se legisla, también se opera y se debaten temas que conciernen a grupos de poder al interior de los partidos políticos; esto lleva posteriormente a ser tomado en cuenta para posteriores designaciones de acuerdo al trabajo realizado.

Por ejemplo, un diputado local que va por 2 años en Hidalgo, gana su elección, cumple sus promesas, se entrega a su agenda y a sus representados, opera para su partido y poco antes de 2018, en el umbral del éxtasis político y partidista por lo que será la elección nacional, se puede colar como candidato a San Lázaro y así tenemos un proyecto de legislador por 5 años. Nada mal.

Sin embargo, en política ninguna historia está escrita y como hoy se es el máximo representante, mañana ya no se es nadie y pocos les reconocen.

Por ello los ganadores de la elección del 5 de junio para diputados locales deberán estar más que serenos y adentrados en su trabajo porque serán dos años muy cortos en tiempo pero muy largos en cuanto a la observación ciudadana y la de sus propios jefes de partido.

En Hidalgo, el andamiaje normativo y de leyes que se han impulsado en los dos últimos sexenios de gobernador permite que este nuevo periodo del Congreso local se pueda revisar algo de lo que ya está construido y no empezar de ceros. Tampoco se podrán aprobar al vapor leyes a diestra y siniestra pues el nuevo gobierno entrará prácticamente con todo el contexto que se le deja en obras, proyectos, leyes y adecuaciones.

Entonces, los nuevos diputados locales del estado, deberán estar cercanos a sus electores para que sean ellos quienes les indiquen por donde tener los mejores resultados. Si se alejan, no habrá tercer año legislativo que los salve, solo son 24 meses de trabajo que serán cada vez menos, pues entre los periodos de descanso y los asuntos que se resuelvan a petición del Poder Ejecutivo, se estarán dejando muchas de las cosas que ahora se dicen en campaña a los hidalguenses.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.