• Regístrate
Estás leyendo: ‘Perdón si te he ofendido…’
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 16:52 Hoy

Intelecto opuesto

‘Perdón si te he ofendido…’

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Las palabras del líder nacional del PRI, René Juárez Cisneros a la militancia priista en Hidalgo fueron claras: si en algún momento el partido no le dio el respeto y el lugar que merecían, por aquello de la candidatura presidencial y los espacios para San Lázaro, el Senado y puestos claves en la operación política del país, una disculpa de antemano.

Y tiene razón. El ex gobernador de Guerrero, ex diputado federal, ex funcionario de la Segob con Miguel Ángel Osorio Chong, es un experto en sanar heridas. Ya lo hizo en su estado y ahora la encomienda es hacerlo en todo el país.

Aún a tiempo, de acuerdo a sus previsiones, la campaña de José Antonio Meade puede repuntar con el “apoyo y la unidad” de los propios miembros de su partido a quienes llamó desde la sede estatal en Pachuca a hacer campaña para retener el poder en Los Pinos.

Juárez Cisneros no solo se disculpó públicamente al más puro estilo papal por los daños cometidos durante el camino a la elección, sino que reconoció que, en efecto, hay enojo, irritación y molestia en la gente.

Lo dijo ante todos, militantes y miembros de la Red de Jóvenes por México del PRI que organizó el encuentro que hizo recordar aquellos mítines tumultuosos de la época del propio Osorio Chong o de las visitas que hacia Beatriz Paredes a Hidalgo.

Pero es tiempo de Juárez Cisneros, y el presidente del PRI le pidió a la militancia salir a las calles, hablar con los vecinos y las familias y decirle a la gente que si esa molesta e irritación justifica poner en riesgo el futuro en la elección del 1 de julio, la cosa está mal.

Fue enfático y afirmó que la simulación y la unidad de fotografía no sirven. Que se requiere más que un simple aplauso o una publicación de redes sociales.

En resumen, la primera visita del nuevo dirigente nacional del PRI a Hidalgo parece haber servido como sacudida para la campaña presidencial desde el estado. Actualmente, bajo la coordinación de un experimentado Ernesto Gil, se ha visto muy poco o no como se tenía acostumbrada a la gente.

Sí, hay propaganda, hay proselitismo, hay una que otra brigada, pero para los candidatos locales, para los de diputados federales y al Senado, pero ¿y Meade apá?

Ese descuido de haber dejado a la figura política de mayor peso en la campaña al final de la cadena prendió los focos rojos. Y si no, hay que releer el mensaje del propio Juárez Cisneros que pronunció ayer en el estacionamiento del CDE. “No se hagan bolas, todos estamos apoyando a José Antonio Meade Kuribreña para que sea el próximo Presidente de la República”, fue lo que reiteró en al menos un par de ocasiones.

¿Le alcanzará el tiempo al PRI, a Meade y a todo una maquinaria bien aceitada de ganar elecciones los días que le quedan a la campaña para no solo alcanzar sino ganar?, seguramente, pero primero deben sumar esfuerzos y lograr una verdadera unidad, como en antaño.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.