• Regístrate
Estás leyendo: Partidos de risa
Comparte esta noticia

Intelecto opuesto

Partidos de risa

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

A una semana del inicio de las campañas políticas en todo el país, en Hidalgo se siguen peleando entre partidos de oposición por espacios, traiciones, malentendidos, frustraciones y todo tipo de pasiones que levanta la época electoral.

Sin embargo, es preciso hacer una pausa en medio de todo este despropósito para revisar quién es quién y por qué estamos presenciando tal y tan mal espectáculo

De inicio los partidos se deben a la sociedad. Son grupos organizados emanados de la misma ciudadanía, supuestamente con el fin de obtener los mejores beneficios para un determinado núcleo civil.

Su operación depende de los recursos públicos que les son asignados y con los que tienen el objetivo de crear gobiernos y políticas públicas.

Lo anterior no solo no se cumple en Hidalgo sino que parece una situación de burla, de cinismo hacia la gente. Primero porque hay 8 partidos y uno más en ciernes que se disputan las preferencias del electorado. Segundo, porque a nadie se le preguntó o consultó sobre la viabilidad de querer tener más partidos de los que ya se tienen o de tener los ya existentes.

Tercero, porque la ley que los propios partidos han creado para su beneficio, les permite hacer y deshacer sin el permiso del pueblo.

El precepto constitucional de que el poder emana del pueblo es una mentira, sino ¿dígame querido lector cuándo se le preguntó si quería que en México e Hidalgo existieran 8 partidos políticos y que del presupuesto en lugar de asignarlo a mejores cosas, se les tenga que dar para operación a los institutos partidistas?

En el estado, por ejemplo, me rehúso a pensar que la ciudadanía aprueba ciegamente la operación de partidos con recursos públicos, y mucho menos aquellos que son una vacilada.

Para empezar, debemos analizar qué han hecho quienes se escudan detrás de unas siglas políticas para ocupar el dinero y recursos de los hidalguenses.

Los partidos en sí son un lastre, pero si a ello le sumamos todavía que hay quienes no hacen nada ni en época de elecciones, el que se les asignen recursos es insultante.

Tenemos los ejemplos de Movimiento Ciudadano, del Partido del Trabajo, del Partido Verde, por citar a los tres principales que menos hacen en Hidalgo. Aunque le siguen de cerca ya el PAN y el PRD.

Ayer incluso, la dirigencia de Movimiento Ciudadano de plano anunció que se pasa a Morena y que deja todo botado por el Frente.

¿Me pregunto si hay militantes de MC en Hidalgo? Yo creo que no porque nadie protesta, nadie dice nada y nadie reclama las decisiones unilaterales.

Otro caso es el PT quien sobrevive de la renta de alianzas, del cobro por espacios en regidurías y alcaldías y que el resto del tiempo fuera de elecciones no abren siquiera oficinas de atención y gestión social. Así, de risa estos partidos.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.