• Regístrate
Estás leyendo: Ni una mención a la violencia
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 11:06 Hoy

Intelecto opuesto

Ni una mención a la violencia

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Ayer concluyeron los debates a la Presidencia del país y en ninguno, en especial en el tercero de anoche donde se prestaba el tema, los candidatos a gobernar México se pronunciaron por el tema de la violencia que ha cobrado la vida de más de un centenar de participantes del proceso 2018.

Quizá dirán que el formato no lo promovió, que no era la intención hacer apología de la situación de inseguridad, pero la realidad es que a nadie se le vino a la mente que las campañas han dejado una estela de miedo y dolor, sobre todo por las familias de quienes han perdido a uno o varios seres queridos.

Por ejemplo, abril que se convirtió en el tercer mes más violento desde 1997 al registrar 2 mil 343 denuncias por homicidio doloso, de acuerdo con los registros del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, ni siquiera fue tocado como un ejemplo de lo que se debe combatir. En ninguno de los tres debates, el tema de seguridad fue abordado con amplitud siendo que debería o debe ser la principal prioridad de los candidatos.

A manera de recopilación, diré que solamente Jaime Rodríguez Calderón con su famosa propuesta de mochar la mano o imponer la pena de muerte, es quien ha mostrado voluntad por dar un paso firme en el tema.

Sin embargo, sabemos que no llegará a ser el Presidente, al menos no por ahora. Y en cambio, los que sí tienen posibilidades parecen rehuirle a este y otros temas tan vitales como el agua y los servicios básicos en el territorio.

Quiero ser preciso. Sin seguridad para la población, ninguna política pública o ley que implemente el nuevo gobierno tendrá éxito. No habrá oportunidad de rescatar a la educación si no se frena la ola de violencia, jamás se podrán brindar los servicios de salud de los que tanto hablaron en Mérida si no hay calidad de vida para comunidades y pueblos.

En efecto, hay hospitales y clínicas abandonadas en varias partes del país, pero es en parte porque ningún médico quiere ir a zonas alejadas, serranas o montañosas a trabajar por cuestiones de integridad física. No hay oportunidad de que lleguen las medicinas, los paquetes alimentarios, la infraestructura misma, si no se aseguran de que no habrá robos, homicidios y secuestros.

El debate presidencial fue muy extraño. En los primeros análisis coincido en que todo quedó como al principio. El puntero parece que no perderá su ventaja, los perseguidores amanecerán con uno o dos puntos extras, pero nada fuera de lo normal.

En este momento el electorado parece estar ya más que decidido; los que siguen a AMLO no cambiarán de parecer, ni los de Anaya, ni los de Meade; los indecisos son como un mito porque quizá no salgan ni a votar, ¿saben por qué?, a lo mejor por miedo, por la inseguridad, por la violencia de la que nadie quiso hablar.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.