• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 10:25 Hoy

Intelecto opuesto

Mucho acopio en Pachuca

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

La solidaridad con la que el pueblo de México se ha volcado a ayudar a los damnificados del sismo del 19 de septiembre es una muestra de la hermandad que nos une como país y que a pesar de todos los problemas políticos, sociales, económicos que han estado presente por generaciones, siempre terminamos demostrando que somos más los buenos.

Sin embargo, en casos como el acopio de víveres y el apoyo de brigadistas para retiro de escombros y búsqueda de personas en los sitios donde se registraron derrumbes, la falta de organización ha mermado las ganas de darlo todo.

Tan solo en Pachuca, la capital de Hidalgo, donde en dos días se han instalado por lo menos medio centenar de sitios para recibir productos y ayudas que serán supuestamente enviadas a Morelos, Ciudad de México, Puebla, Oaxaca y Chiapas; no se sabe cuándo, no se sabe cómo, pero el caso es que todo mundo está organizando recepción de artículos, ropa, comida, agua, medicinas y hasta recursos económicos.

No se equivoquen con mi opinión, no estoy diciendo que está mal lo que el pueblo unido está logrando, simplemente que son tantos sitios de acopio que uno recolecta mucho, el siguiente nada, y algunos más o menos.

Las autoridades de Hidalgo dieron a conocer horas después del sismo del martes pasado que se concentrarían los esfuerzos en un solo lugar, siendo destinado el DIF estatal como principal centro de acopio tanto en sus instalaciones del Centro de Pachuca como en la sede del recinto ferial al sur de la capital.

Desde ahí, dependencias de todos los niveles y municipios, han comenzado a llevar los productos que la gente ha llevado para poder cargar camiones que lleven a su destino dichas ayudas; primero de enviaron 111 toneladas a Morelos, ayer 11 toneladas a Chiapas, y así se espera cada día ir llevando lo que se ha juntado a las zonas de desastre.

En tanto, en calles y espacios públicos, en escuelas y en negocios particulares, los pachuqueños y habitantes de la zona metropolitana han dejado lo mucho o poco que pueden, pero que nadie sabe si en realidad están siendo entregados de forma correcta o el destino que llegarán a tener los productos, alimentos, ropa y demás.

Se sabe que lo enviado a los estados con reportes de damnificados debe estar siendo supervisado por algún representante de la autoridad o incluso por el Ejército. Se sabe porque nadie lo ha constatado hasta el momento y los reportes en redes sociales (no siempre confiables) denuncian que mucho de lo enviado está siendo captado por personajes políticos o autoridades para ser entregado a nombre de alguien y no de la gente.

México se ha volcado en apoyo a sus hermanos heridos y tanto en retiro de escombros como en dar dinero y comida, se debe mantener un control se guste o no, sino se quiere que siga pasando lo que hasta ahora se reporta, un caos en momentos de angustia que no abona a darle una solución pronta al problema nacional que hoy no aqueja.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.