• Regístrate
Estás leyendo: Mando único, la polémica
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 03:45 Hoy

Intelecto opuesto

Mando único, la polémica

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

En días pasados, los senadores del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional se reunieron con representantes de municipios y miembros de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC), organización que agrupa a los presidentes municipales emanados del partido blanquiazul o que han llegado al poder local mediante la candidatura de AN.

En dicha reunión participó el presidente municipal de Tulancingo, Julio Soto Márquez, quien también es vicepresidente de la organización de alcaldes, y que expuso que los gobiernos locales enfrentan muchos retos y adversidades por lo que se enfrentan a la necesidad de que haya más coordinación “sin subordinación” de las autoridades municipales.

El funcionario local hidalguense (quien por cierto concluyó en enero su proceso de afiliación completa al PAN como militante), respaldó la postura de que no hay evidencia de que las policías estatales sean mejores que las municipales, ya que de acuerdo a las cifras reveladas en la reunión, prácticamente tienen la misma tasa de no acreditación en los controles de confianza: 18 mil 500 elementos municipales frente a casi 20 mil estatales.

Bajo este escenario, el alcalde de Tulancingo deberá ser portavoz de dicha postura ante las autoridades estatales y de otros municipios en reuniones posteriores que se lleven a cabo y en donde seguramente se pedirán las posturas de los munícipes y los partidos políticos.

Los panistas criticaron que la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto plantea que el municipio es el único vulnerable a la infiltración del crimen organizado, cuando estas debilidades se tienen en los tres órdenes de gobierno. De igual forma señalan que la iniciativa presidencial atenta contra la autonomía municipal, su función como orden de gobierno y su ubicación esencial dentro de los entes federados, al opinar que es una preocupante marcha hacia la centralización que tanto hemos combatido por sus grandes defectos en un país extendido, denso y diverso.

El reto para los políticos agrupados que rechazan el mando único de la policía es buscar por medio de las vías del diálogo un debate sobre el tema que se traduzca en dos cosas: el retraso en la implementación del modelo que obligue a los presidentes municipales a ceder el control de sus policías al estado; y que se puedan exigir las partidas presupuestales necesarias para poder alcanzar la meta de tener una sola corporación que garantice la seguridad y la paz social en comunidades, pueblos y municipios del país, pero sobre todo que sean el número de elementos que se requieren por grupos de ciudadanos y que tengan salarios y condiciones laborales dignas.

En Hidalgo, en tanto no se defina a nivel nacional el tema no se tomarán cartas en el asunto, pues el propio gobernador Francisco Olvera ha declarado que esperarán a que se llegue al punto exacto para poder crear el mando único estatal, por lo que la postura de Soto estará bien resguardada en Hidalgo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.