• Regístrate
Estás leyendo: La crisis del PRD
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 09:26 Hoy

La crisis del PRD

Publicidad
Publicidad

El partido del sol azteca se sumerge de nueva cuenta en una etapa de crisis, quizá la más aguda de los últimos años, provocada por la extinción de sus viejos líderes quienes se resisten a varios factores: el denominado "cambio generacional", las alianzas, el surgimiento de nuevos personajes, etcétera.

Ayer durante su asamblea extraordinaria donde tendrían que elegir de forma democrática y civilizada al sucesor de su apenas recién llegado presidente estatal –tomó protesta en noviembre pasado y renunció en días pasados tras haberse registrado como precandidato al Senado- las cosas se salieron de control y todo terminó en caos y violencia.

La elección, hasta este momento acreditada, fue para Héctor Chávez Ruiz, personaje vinculado a la Unidad de Fuerza Indígena y Campesina que dirige el senador Isidro Pedraza Chávez, quien derrotó e Ismael Martínez Cruz, ex presidente municipal de San Salvador, actual coordinador de asesores de la bancada del PRD en el Congreso local y gente del profesor José Guadarrama Márquez.

Es decir, por vigésima ocasión o más, dos de los llamados caciques del perredismo hidalguense se vuelven a pelear por las posiciones de poder dentro del partido que actualmente desde sus "nuevos" líderes intenta alejarse de la cultura de las tribus y busca reinventarse en la alianza nacional con PAN y Movimiento Ciudadano.

El incidente de ayer, sin embargo, resulta lastimoso y gravoso para la vida interna de un partido como el PRD en Hidalgo, para sus militantes y para la propia democracia en la entidad; acusaciones de todo tipo, gente presuntamente armada, cohetones y petardos lanzados al interior de la sesión en un salón de eventos en Pachuca, golpes entre hombres y mujeres, un joven lesionado y llevado al hospital, así fue la elección de Héctor Chávez ayer en Hidalgo.

Para entender mejor hay que ubicar a las dos principales corrientes dentro del PRD en el estado: el Frente Democrático Hidalguense (Guadarrama y "Chuchos") y la ya mencionada UFIC (Isidro Pedraza y "Galileos"); unos se acusan a otros del tema de la violencia de ayer donde mujeres perredistas salieron incluso con cuadros de crisis nerviosa.

Pese a ser un tema de la vida interna de un instituto político con estructura autónoma e independiente, el asunto debe ser llevado ante la Secretaría de Gobierno de Hidalgo, quien debe tomar cartas en el asunto pues poco faltó para que un pleito de calentura partidista terminara en la comisión de delitos y personas afectadas. Además, con daños en propiedad ajena, pues los encargados del salón donde se realizó el evento, salieron al paso de las agresiones y también fueron golpeados.

El PRD debe acercarse más al Frente que hizo con el PAN y el MC y alejarse más de quienes pretenden mantenerlo secuestrado; ya lo hicieron a nivel nacional, no veo porque en Hidalgo debe seguir manejándose como una sucursal particular.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.