• Regístrate
Estás leyendo: La crisis del PAN, reflejo de los partidos
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 16:05 Hoy

Intelecto opuesto

La crisis del PAN, reflejo de los partidos

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Lo acontecido en la última semana con el Partido Acción Nacional donde su dirigente Ricardo Anaya Cortés y miembros prominentes de la última década al interior del blanquiazul disputan ante la opinión pública y la sociedad en general el control político no solo de su instituto sino de las cámaras legislativas del país, es un claro reflejo de la ambición que rodea a los partidos de cara a 2018.

Sea cual sea el color o denominación, la realidad es que una vez concluido el viacrucis del Quinto Informe del Presidente Enrique Peña Nieto y con todas las formas posibles bien guardadas hasta la última frase, la carrera por los puestos de elección y la Presidencia dio inicio ya no solo de forma virtual o en la penumbra de las reuniones de café o círculos de análisis, sino completamente a la luz de las sesiones parlamentarias, de las entrevistas en medios de comunicación y, por supuesto, ante el tribunal público de las redes sociales.

La pelea de panistas donde fueron exhibidos como "traidores" los senadores Ernesto Cordero, Roberto Gil, Jorge Luis Lavalle, Salvador Vega y Javier Lozano, demuestra la calidad tan débil que hay en los preceptos ideológicos y la cuadratura que debe existir entre los integrantes de una organización o asociación humana que se jacta de ser por y para la búsqueda de mejores condiciones de vida para el pueblo.

El hecho de que tengan que salir en defensa del apellido de la familia Anaya cientos o miles de militantes y funcionarios panistas habla de que ¿trata de desviarse la atención?, o ¿están juzgando por juzgar?, ¿están usando la política para el linchamiento público?, ¿quieren desactivar a un grupo en el poder político para 2018?

Todas las opciones anteriores son posibles y ninguna es distante de la otra. Ayer no cesaron las hostilidades y en escrito difundido por el polémico (que no siempre eso es bueno), senador y ex funcionario calderonista Javier Lozano, se habló incluso de enfrentar un proceso de expulsión, de acudir a tribunales electorales-políticos, y de un sinfín de escenarios que incluyen hasta la renuncia del propio Anaya, petición esta última de la aspirante presidencial –también calderonista- y ex primera dama, Margarita Zavala.

La realidad es pues que todos los partidos son iguales, unos más iguales que los otros, pero todos cortados de la misma tela del oficio por el que son capaces hasta de tirarse a matar (en sentido figurado), para poder pasar encima del otro en busca de un puesto público.

¿Será el inicio de este camino el rumbo a seguir por PRD y su famoso Frente Amplio Opositor?, ¿será lo mismo con los candidatos independientes?, la verdad es poco probable de ser revelada en tanto no se defina el plan o estrategia del PRI, principal partido en el poder, quien debe lanzar su gran dardo al dar algún indicio de quien podría o será su candidato a la Presidencia de México en 2018.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.