• Regístrate
Estás leyendo: Isidro y la alianza PAN-PRD
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 00:29 Hoy

Intelecto opuesto

Isidro y la alianza PAN-PRD

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Es un hecho que para la elección del siguente año en Hidalgo tendrán que darse algún tipo de amarres, acuerdos, negociaciones y coaliciones políticas si se quieren escalar posiciones en el tablero de los resultados finales.

Más que para el partido hegemómico en el poder, el Revolucionario Institucional, para la incipiente oposición que nunca ha terminado de madurar en el estado y que de nuevo enfrenta un escenario adverso, quizá el peor en la historia pues se juegan toda los puestos de elección popular de un solo jalón.

Como aconsejan los dogmas políticos y religiosos -lo han hecho durante toda la historia de la humanidad-, ante la imprudencia de las cicrunctancias, ante la intermitencia de las situaciones gravosas, se debe recurrir a las probadas doctrinas que en otros tiempos han servido. Por ello el escenario hidalguense sólo tiene un camino para la oposición, pues develó su éxito ya en una ocasión: las alianzas.

Sí, muy a pesar de ideologías y de pensamientos contrarios, el sumar fuerzas políticas opositoras es la única forma de buscar competirle de forma ¿decente? al PRI, quien también tendrá su propia alianza, perfilada hasta ahora como manda también la tradición, con Partido Verde, Nueva Alianza y quizá Encuentro Social.

¿Qué le queda al PAN y PRD que son a pesar de todo las opciones de oposición tradicionales para los hidalguenses en la actualidad?

A inicios del mes de septiembre comenzaron a aparecer públicamente los principales líderes de corrientes del PRD en Hidalgo con llamados a comenzar el trabajo electoral rumbo a 2016.

Los del sol azteca, contrarios al PAN, parecen estar apremiados ante la llegada de una nueva elección y se han lanzado a fijar rápidamente sus reglas antes que otra cosa suceda.

La primera: sí a la alianza con el PAN siempre y cuando ellos la encabecen.

Hay que recordar que en 2010 y 2011 fue Acción Nacional quien puso a los candidatos y el PRD tuvo que doblar las manos en más de una ocasión.

El propio Isidro Pedraza, hoy ungido senador del PRD, fue precisamente uno de los que cedió y levantó la mano de la última gran candidata de oposición en el estado: Xochitl Gálvez Ruiz.

Es ahora cuando Isidro pretende salir al paso de sus detractores internos y externos para decir, aquí estoy y quiero competir pero bajo ciertas condiciones, la primera es que él sea el candidato a gobernador por el PAN y PRD y que ahora a el sea al que le levanten la mano en conferencias de prensa y reuniones.

Es congruente la postura del otrora líder nacional de la UFIC pues si ya comió banca es tiempo de que le haga justicia la Revolución, pero la que dice ser democrática.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.