• Regístrate
Estás leyendo: ¿Indisciplina manipulada?
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 20:01 Hoy

Intelecto opuesto

¿Indisciplina manipulada?

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Las recientes protestas suscitadas en regiones donde el PRI ha designado candidatos poco o nada afines a los intereses de los actuales presidentes municipales han desatado una serie de especulaciones sobre la repentina, sorpresiva e inusitada indisciplina de cuadros tricolores.

Tras casi 5 años de periodos municipales en Hidalgo, los actuales jefes de los ayuntamientos parecen haber tenido demasiado tiempo el poder y ahora les pasa factura el tiempo de la sucesión. Muchos parecen haber comprado a crédito y en plazos de más de un sexenio, pues quieren perpetuarse por 4 años más, vía algunos de sus candidatos surgidos del grupo que controlan.

Ya sea proveniente de la propia familia, o de las amistades, de la actual administración local donde se han forjado los lazos, la figura del "delfín" municipal está provocando que los actuales ediles en más de una zona o región sean factor de división y no de unidad como se han encargado las autoridades partidistas del tricolor, principalmente, en defender y pregonar a los cuatro vientos.

La realidad es pues la que observamos en las pancartas que reparten en Tepeji del Río, los neumáticos quemados en Atitalaquia, las manifestaciones con traslado y cambiones de Mixquiahuala y de El Arenal a la sede estatal del PRI, los comentarios en redes sociales por la designación en Yahualica, en Tlahuiltepa. Todo este cúmulo de pasión política pocas veces se había palpado al exterior del tricolor como desde hace unos días hemos observado.

¿Será esta insurrección una legítima protesta o vendrá directamente de las oficinas de un ayuntamiento?, quisiera no pensar que se trata de operación y guerra sucia de los propios presidentes en funciones por imponerse a las determinaciones del grupo que ahora controla su propio partido.

Sí, es una limpieza notoria la que se ve a todas luces en el PRI Hidalgo. También se entiende que las candidaturas se previeron con este escenario, el de esperar el enojo de los actuales presidentes, por lo que puede que la operación sea o muy fina, o muy testaruda.

Como sea, la imagen que está dejando al partido hegemónico en la entidad es la de una organización sin control de las bases y mucho menos de los liderazgos en las regiones; no al menos como antes donde no se veían tales desacatos de tricolores en zonas calientes como el Valle del Mezquital y la Huasteca. Se sabe que ahí la gente es brava, que se hace lo que la mayoría decide. Pero por ahora, parece ser que los que mandan son los nuevos virreyes del poder estatal, los presidentes municipales.

Aunque aplica para todos los partidos, es más notorio en el caso del PRI, pues controla más municipios y mantiene a una red de operación política inmensamente más grande que la de las demás organizaciones políticas en la entidad.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.