• Regístrate
Estás leyendo: Extrañas alianzas
Comparte esta noticia
Martes , 14.08.2018 / 21:04 Hoy

Intelecto opuesto

Extrañas alianzas

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

La elección de 2018 no solo será diferente por el escenario que se presenta en cuanto a postulación de candidatos y participación de independientes.

Las alianzas políticas de los partidos y los protagonistas de lo que será la renovación presidencial en México, ameritan un serio análisis y debate sobre cuál es el futuro de los institutos y organizaciones que dicen representar al pueblo.

Primero debemos revisar y recordar cómo es que surgen las primeras alianzas en la historia moderna de la política en México. Hasta 1988, ningún frente ajeno o externo al círculo del poder había preocupado a quienes manejaban los hilos (decisiones, estrategias, políticas públicas, llámele como quiera) y fue hasta el surgimiento de la “oposición mexicana” que vimos las primeras alianzas que buscaron derrocar al poder.

Sin embargo, las mismas tuvieron su génesis en la disputa de espacios dentro del único ring donde se podía competir, la arena del PRI.

Los que perdían, los que nadie pelaba, los de a pie o de plano los pobres -porque hay, aunque no lo crea, priistas de cuna humilde- tomaron la determinación de salirse de su partido y conformar bloques políticos diferentes al PRI. El resultado: los demás partidos, grupos organizaciones, expresiones que hoy tenemos, sin contar al PAN (nunca fue una oposición real hasta esa época), lograron lo que el PRI nunca se hubiera imaginado: perder una elección.

En ese entonces contender por otra opción era casi un pecado; hoy la blasfemia a San Benito Abad se ha multiplicado y vemos como unos se mezclan con otros, manchando el linaje con mestizaje político.

Hoy, a casi 30 años de alianzas y bloques opuestos al PRI, vemos el escenario puesto para que el PES vaya con Morena, para que Movimiento Ciudadano se entregue al PAN y PRD, para que Margarita Zavala, candidata independiente, promueva el voto por Meade, y hasta que salga la gente a no votar, sino a anular su voto.

Son raras las alianzas políticas en México que desde su formación han sido desacreditadas, primero por quien ostenta el poder en turno, y luego por quienes aspiran también a tenerlo.

Se les califica de irreales, de poco productivas, de ambiciosas, de timadoras del pueblo, de querer opacar al PRI, de apátridas, de venezolanos y de mil un cosas más. Todos las quieren lejos, pero siempre están cerca.

Así pinta el 2018 con un proceso de elección lleno de alianzas pero con una boleta en la que aparece un candidato representando tres o cuatro partidos.

Así esperamos el siguiente gobierno, en coalición, sea cual sea el resultado, donde los que piensan liberal nos gobiernen junto a los que son conservadores y así tomarán las decisiones más importantes como la lucha contra el narcotráfico, el matrimonio igualitario, la legalización del aborto y la mariguana, la otra reforma educativa que viene para quitar la de Nuño, y así.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.