• Regístrate
Estás leyendo: Extraña estrategia ante Trump
Comparte esta noticia

Intelecto opuesto

Extraña estrategia ante Trump

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Lo de ayer de México ante Trump, la frontera, el TLC y todo el asunto de la relación bilateral que nuestro país debe padecer por vecindad con la potencia más grande del mundo me pareció una extraña estrategia desplegada desde Los Pinos.

Conforme a lo que se esperaba, el Presidente Enrique Peña Nieto no hizo más que su trabajo. Salir a emitir un mensaje defendiendo al país y exigiendo al mandatario estadunidense, Donald Trump, no dirigir a los mexicanos su frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso.

Dentro de su emisión, Peña empleó frases directas, conceptos claros e hizo mención especial para los candidatos a la Presidencia quienes desde sus diferentes actos de campaña se pronunciaron sobre el mismo tema.

Por primera ocasión desde que tengo uso de memoria, un titular del Ejecutivo federal derriba la barrera de la simulación y encara –por la importancia del tema- las cosas con nombre y apellido. Sin avisos entre líneas o lecturas políticas posteriores, el Presidente Peña reconoció que entre los mexicanos puede haber diferencias y más en tiempo de elecciones, sin embargo fue enfático: "estaremos siempre unidos en la defensa de la dignidad y la soberanía de nuestro país".

Digo, no es algo para celebrar pues se trata de una de las mayores crisis entre México y Estados Unidos desde la invasión norteamericana de 1846 y no estoy exagerando. En esta ocasión quizá no se quiera ingresar a nuestro territorio, pero sí segregarnos, arrinconarnos y desmantelarnos.

Por su parte los aspirantes presidenciables también se sumaron a esta extraña estrategia de México ante Trump.

Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Margarita Zavala reconocieron la respuesta de Enrique Peña Nieto por el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera con México.

Los empresarios agrupados en el Consejo Coordinador Empresarial coincidieron con la postura expresada por Peña Nieto y el Senado en el sentido de que la relación del país con Estados Unidos debe ser de respeto mutuo.

Vaya, todos para bien o para mal se sumaron en torno a la figura presidencial y decidieron emitir la misma opinión de condena a la política adoptada por Donald Trump.

Sin embargo siempre hay que pensar mal, o medio mal. Las cosas no son así como las pintan, ni allá en el norte del país y la frontera, ni acá en la zona centro del Valle de México.

Sí, Peña y su equipo político quieren retener la Presidencia; por supuesto que ese es su objetivo de aquí al 1 de julio. Por lo mismo es obvio que no adoptarán posturas contrarias a la soberanía, ni tampoco acciones que los hagan ver mal ante el electorado, así sea darle la mano a sus enemigos de urnas.

Veremos en días subsecuentes los resultados de esta estrategia desplegada desde el gobierno federal, ahora mostrando una cara nacionalista, patriota, dispuesta a sumar a todos para buscar el bien común.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.