• Regístrate
Estás leyendo: El Chapo y el dólar en nuestros días
Comparte esta noticia
Jueves , 16.08.2018 / 12:04 Hoy

Intelecto opuesto

El Chapo y el dólar en nuestros días

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Enero de 2016, seguimos hablando de lo que desde 1993 nos aqueja en México. El dólar sube y el peso baja, la clase media y trabajadora, en su mayoría el sustento de la base fiscal del país, consumidores rapaces de artículos gravados, obesos y obesas de la mente y el cuerpo en vías de ser humanos mórbidos atrapados en vidas que existen y subsisten gracias a la televisión y el Internet. Sin dispositivos no solo no podríamos comunicarnos, sino que estaríamos muertos.

Han pasado más de 20 años y el nombre de un tipo que nadie conoce pero todos identifican sigue batiendo récords de audiencia en donde se presente. Es como una especie de gran agente de unidad para comercializar productos, para llamar la atención y para ser un factor de cohesión en contra de quienes son los malos, porque en México y entre las clases que lo habitan “somos más los buenos”.

La tercera detención de Joaquín Guzmán Loera, un “drug lord” como se le conoce en Estados Unidos, un traficante de drogas y armas, o como se le conoce en México a todo lo vinculado o cercano al término llamado crimen organizado: narco, representa fielmente lo que somos como país y sociedad en las últimas décadas.

Temas como la devaluación, las promesas de cambio, la detención de hombres y mujeres que le están haciendo daño al país, la proliferación de izquierdas y derechas que no dejan avanzar a quienes sí quieren hacerlo, la resistencia a la modernidad, a la evolución, a ser nuevos y mejores, siguen llenando nuestro subconsciente como dardos saturados de información, de datos e imágenes que ahora no solo pasan de un emisor a otro, sino que entran de lleno como imágenes sonidos y lenguaje escrito a través de las redes sociales. Incluso, el anuncio del Presidente fue por redes sociales. El mismo anuncio que hicieran en 1993 por fax y radio, por las pocas cadenas televisivas que había, ahora fue simplificado y codificado en 140 caracteres de texto y enviados por una plataforma que alcanza a millones de usuarios. Un enter fue suficiente para que en segundos todo el país entendiera algo. Misión cumplida.

También, hace más de 20 años comenzó una serie de mensajes encriptados que tardaron un poco más de lo habitual para entrar en la mente de los habitantes de este país, quienes no comprendían a ciencia cierta cómo es que su dinero valía menos de un día a para otro. Dos décadas más tarde y gracias a que se nos fue abierto el poder adquisitivo en espacios extranjeros, nos damos cuenta que efectivamente, nuestro dinero sigue valiendo menos. No ha cambiado mucho el panorama por aquí en los últimos tiempos. El Chapo, el dólar, el Papa, el futbol, el país, la política, las noticias… todo parece estar en el lugar donde fue dejado, incluso, el más rico sigue siendo el más rico y los más pobres siguen siendo los más pobres. Cada cosa en su lugar, en México.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.