• Regístrate
Estás leyendo: El agua: aún hay oportunidad
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 04:11 Hoy

Intelecto opuesto

El agua: aún hay oportunidad

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

En las áreas prioritarias para el desarrollo humano y el aumento de la calidad de vida en México se encuentra indudablemente el agua como un servicio básico y un derecho humano que las leyes y autoridades deben garantizar.

En la Megalópolis que comprende la zona metropolitana del Valle de México donde Hidalgo ya ocupa una parte importante, es común que se tengan o padezcan problemas de abasto continuo de agua; si bien no hay aún escasez o carencia permanente, se presentan episodios donde no se cuenta o con el servicio o se emplea de forma irregular.

De acuerdo con el estudio e informe Agua Urbana en el Valle de México: ¿un camino verde para el mañana? que editaran el Banco Mundial, el Ministerio de Economía y Hacienda del Gobierno de España, la Comisión Nacional del Agua y la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento en 2013 –los datos más actualizados- en México el 91,6% de la población del Valle de México tiene servicio de agua potable y un 94.2% tiene servicio de drenaje.

Detallan que aunque la región cuenta con altas tasas de cobertura de los dos servicios, una fracción importante de la población no recibe el servicio de agua potable de manera continua (24 horas por día los 7 días de la semana). "El servicio de agua potable discontinuo, planificado o no, es común en las municipalidades del Valle de México", sentencian en sus apartados.

Por ello y ante la pronóstico de que con el paso de los años se hará más evidente la carencia de este servicio en tierras hidalguenses, es tiempo de ponerlo en la agenda de prioridades para los gobiernos entrantes, tanto municipales como el estatal, así como para ciudadanos y familias.

Hasta hace un par de años se dijo que la región de baja pendiente del Valle de México en los estados de Hidalgo y México se utiliza en mayor medida para el desarrollo de la agricultura, tanto de temporada como de riego; sin embargo se han dado un aumento en asentamientos humanos que no solo se ubican en la capital del país sino en distintos puntos del recorrido de la gran ciudad, pasando por Edomex, hasta llegar a Hidalgo.

Dentro de los principales planes para poder crear una red sustentable del agua está el proyecto de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales en Hidalgo; sin embargo, no es la solución para el abasto humano sino para evitar el desperdicio.

En 2013 en este espacio se escribió: ¿Cuánto le va a costar al país el tratamiento del agua residual en el Valle de México? Aproximadamente mil 60 millones de pesos que se le pagarán cada año a la empresa Aguas Tratadas del Valle de México por operar la planta de Atotonilco de Tula y lograr que en 10 o 12 años sea saneada en su totalidad el agua de la presa Endhó y el Río El Salto de Tula.

A la fecha no hay nada concreto ni en materia de aguas residuales, ni en saneamiento, ni en planes para poder garantizar el abasto para uso humano y de necesidades básicas. Aún estamos a tiempo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.